El último periodista asesinado en México #En60”

Ser cronista del narco en México te puede costar la vida. Así le ocurrió a Javier Valdez, ejecutado a plena luz del día mientras conducía su Corolla rojo en Culiacán, capital del Estado de Sinaloa.

Su último libro, titulado Narcoperiodismo, cuenta las miserias de la profesión en México: la represión silenciosa y la colaboración obligada con los narcos, ensalzando el trabajo de aquellos reporteros que no se callan. Premio Internacional de la Libertad de Prensa por su trabajo, Valdez tenía como único fin escribir todo aquello que veía y escuchaba, alzando la voz para que se supiese que el narcotráfico es una plaga. Tras su muerte, cerca de 200 periodistas se han reunido en Sinaloa para reivindicar que el periodismo es una profesión honrada y respetada, aunque para el Gobierno no lo sea.

Con Javier Valdez, ya son seis las víctimas de la narcoviolencia en México en lo que va de año, 100 desde 2002.