Guernika: aún quedan restos del nazismo

En 2017 se cumplen 80 años del bombardeo de Guernika, en el que la aviación del ejército nazi, Legión Cóndor, tuvo un papel fundamental.

En el  cementerio de La Almudena hasta hace poco permanecía en pie el frontal de un mausoleo en honor a la Legión Cóndor y a los sietes pilotes que allí se encuentran entrerrados. El Ayuntamiento de Madrid ha decidido retirar los últimos vestigios del totalitarismo, con el fin de homenajear a las víctimas del nazismo. Se va a proceder a realizar el desmontaje de toda la parte frontal del mausoleo, que será sustituido por siete placas pequeñas y sencillas, para poder identificar a las personas allí enterradas.

La Legión Cóndor fue un ejército hitleriano provistos de un centenar de aviones que tuvieron un rol importante en la victoria de los franquistas en la Guerra Civil española. Además también fueron protagonistas del bombardeo que tuvo lugar en Guernika.

 

Guernika: más de 200 muertos

 

El bombardeo de Guernika provocó la muerte de más de 200 personas. Durante más de tres horas se produjo un intenso bombardeo que masacró la ciudad-símbolo de los vascos. 80 años después aún no se sabe a ciencia cierta si fue Franco quien ordenó que se bombardease la ciudad personalmente o si sólo dejó libertad para actuar a los bandos alemanes en España.

Aquel 26 de abril de 1937 era un lunes como otro cualquiera. Era un día de mercado, por ello la gente se encontraba en el centro de la villa. La zona quedó completamente destrozada por las bombas, en lo que se consideró un ensayo de la II Guerra Mundial, debido a que la táctica que se utilizó fue devastadora.

Según palabras del historiador José Manuel Martínez Bande “los aviones despegaban del aeródromo de Vitoria, rebasaban el litoral y, dando media vuelta, seguían el valle del Oca, atacando Guernika de norte a sur”.