Segarra condenado a muerte por el asesinato de David Bernat en Bangkok

El ciudadano español Artur Segarra ha sido condenado a pena de muerte este viernes por un tribunal tailandés por el asesinato en enero de 2016 de su compatriota David Bernat, según ha informado el diario digital tailandés Khaosod.

Segarra ha sido sentenciado por haber secuestrado, torturado y asesinado a Bernat, además de por haber desmembrado su cadáver. Los fragmentos del cuerpo de Bernat fueron encontrados por las autoridades flotando en el río Chao Phraya.

Segarra ha comparecido ante el tribunal y, a su entrada en la vista, ha sonreido mientras mostraba en la mano una cita del Evangelio de San Lucas que dice textualmente “Perdónales porque no saben lo que hacen”.

Segarra llevaba detenido en una prisión de Bangkok desde febrero de 2016, tras haber sido arrestado en la provincia Sihanoukville, en Camboya, y extraditado a Tailandia.

El caso de Artur Segarra

El español está condenado por trece delitos entre los que se encuentran el secuestro, robo, extorsión y asesinato premeditado, un delito castigado en Tailandia con la pena de muerte.

El acusado, de 37 años, fue detenido el 7 de febrero de 2016 en la localidad camboyana de Sihanoukville, a donde había huido dos días antes y entregado a las autoridades un día más tarde. Segarra aguarda desde entonces en una cárcel de Bangkok y ha asegurado ser víctima de una trampa en la que implicó a su exnovia tailandesa, Pridsana Saen-ubon, quien testificó en su contra el pasado mes de diciembre.

Bernat, un empresario de 40 años y procedente de Lérida, residía en Irán y visitaba frecuentemente Tailandia. La víctima fue vista por primera vez en enero de 2016 en compañía de Segarra. Su cadáver apareció días después descuartizado, un caso que llenó las televisiones tailandesas de imágenes de los agentes transportando las partes del cuerpo halladas flotando en el Chao Phraya, el río que serpentea la capital tailandesa

El equipo forense determinó que la víctima falleció por asfixia entre el 25 y el 27 de enero. Según la investigación, una noche después del asesinato Segarra salió en su motocicleta en dirección al río cargado con un gran paquete, donde se cree que se encontraba el cuerpo de Bernat, y regresó sin él la madrugada del día siguiente.

La policía tailandesa determinó que Segarra había planeado cuidadosamente el asesinato y probablemente fue motivado por dinero, ya que el sospechoso no tenía ninguna ocupación reconocida. Los investigadores detectaron “grandes cantidades de dinero” desde las cuentas corrientes en Singapur del español asesinado hacia otras entidades de las que Segarra era titular. El detenido fue grabado además retirando grandes sumas de cajeros automáticos en Bangkok después de la desaparición de Bernat.