Pence visita Corea y recalca el fin “de la era de la paciencia estratégica”

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha realizado este lunes una visita a la Zona Desmilitarizada que separa Corea del Norte y Corea del Sur, recalcando el fin “de la era de la paciencia estratégica”. “El pueblo de Corea del Norte, el Ejército de Corea del Norte, no deben confundir la determinación de Estados Unidos de estar junto a sus aliados”, ha manifestado durante su visita.

Pence ha viajado en helicóptero a Camp Bonifas, donde se encuentra una unidad de comando de Naciones Unidas liderada por Estados Unidos, situada unos 400 metros al sur de la Zona Desmilitarizada. “Para mí es particularmente aleccionador estar aquí”, ha dicho, en referencia al hecho de que su padre, Edward Pence, combatió junto a las tropas surcoreanas durante la Guerra de Corea (1950-1953).

“Mi padre sirvió en el Ejército de Estados Unidos en la Guerra de Corea y, de camino aquí, vimos algunos terrenos en los que mi padre combatió junto a las fuerzas surcoreanas para ayudarlas a lograr vuestra libertad”, ha agregado. Antes de su viaje a la Zona Desmilitarizada, Pence se reunió con el comandante de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea, Vincent Brooks, tal y como ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Está previsto que el vicepresidente estadounidense se reúna este mismo lunes con el presidente en funciones y primer ministro del país, Hwang Kyo Ahn, para tratar la alianza bilateral. La llegada de Pence a Corea del Sur ha tenido lugar apenas unas horas después de que Corea del Norte intentara lanzar un misil balístico, lo que ha sido descrito por el vicepresidente estadounidense como una “provocación”.

“La provocación de esta mañana es un recordatorio de los riesgos que afrontáis cada día”, ha apuntado en una intervención ante militares estadounidenses destinados en Corea del Sur.

Corea del Sur es la primera escala de la gira que realiza Pence por Asia y que también le llevará a visitar Japón, Indonesia y Australia. El mensaje del viaje, según fuentes de la Casa Blanca, es que Estados Unidos les defenderá de cualquier agresión norcoreana sin incurrir en actos que puedan provocar un conflicto abierto.