Así explotó la bomba lanzada por Estados Unidos en Afganistán

El comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, John Nicholson, ha defendido este viernes que la bomba GBU-43, conocida como ‘la madre de todas las bombas’, era “el arma adecuada para el objetivo adecuado” y ha recalcado que se tomaron “todas las precauciones posibles” para evitar víctimas civiles.

Estados Unidos lanzó el miércoles en la región de Nangarhar, en el este de Afganistán, la mayor bomba jamás utilizada en combate. Las autoridades norteamericanas identificaron como objetivo una red de túneles y cuevas utilizada por la organización terrorista Estado Islámico.

 

 

Nicholson ha asegurado durante una rueda de prensa en Kabul que la decisión de utilizar esta bomba fue puramente táctica. “Era el arma adecuada para el objetivo adecuado“, ha esgrimido, en un intento por zanjar las especulaciones sobre una supuesta demostración de fuerza de Estados Unidos.

El Ejército afgano ha confirmado la muerte de 36 miembros de Estado Islámico, sin que por el momento exista constancia de muertos o heridos entre la población civil. “No tenemos pruebas de víctimas civiles ni ha habido informaciones al respecto“, ha señalado Nicholson.

 

Nicholson ha asegurado durante una rueda de prensa en Kabul que la decisión de utilizar esta bomba fue puramente táctica

 

john Nicholson, Afganistán, bomba

John Nicholson, Comandante en Jefe de las tropas estadounidenses en Afganistán

 

El comandante norteamericano ha defendido la importancia de combatir a Estado Islámico en Afganistán, donde ha cometido todo tipo de atrocidades. En este sentido, ha recordado que los milicianos leales a Abu Bakr al Baghdadi “han sacado a ancianos de sus casas en Nangarhar y los han decapitado delante de sus familias”, al tiempo que también “han secuestrado a mujeres e hijas para obligarlas a casarse con milicianos”.

Nicholson ha reiterado el “compromiso” de Estados Unidos con Afganistán “en esta lucha” y ha dicho que ambos gobiernos están “unidos” para “impedir que los terroristas establezcan feudos seguros” en el país, según declaraciones recogidas por el portal de noticias TOLO. “Trabajaremos codo con codo con nuestros socios afganos y utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para eliminar la amenaza”, ha añadido.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri, también se ha dirigido a los medios para dejar claro, entre otras cosas, que la utilización de la bomba no supone un peligro para la población local. Así, ha explicado que al no tener combustible nuclear no representa riesgo alguno para la agricultura o la salud.

Waziri ha apostillado que la única amenaza que existe actualmente para la población de Nangarhar es la presencia de Estado Islámico y ha certificado que la bomba del miércoles causó importantes daños en la infraestructura de la organización terrorista.

 

Ghani avala el uso en Afganistán de ‘la madre de todas las bombas’

 

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha avalado el uso por parte de Estados Unidos de la conocida como ‘madre de todas las bombas’, la GBU-43/B, y ha destacado que se tomaron “precauciones” para evitar víctimas civiles.

La Presidencia afgana ha afirmado en Twiter que el ataque, lanzado el jueves en la región de Nangarhar, tenía como objetivo “apoyar los esfuerzos” de las fuerzas de Afganistán y Estados Unidos en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico y “minimizar los riesgos” que representan los yihadistas.

 

Hamid Karzai, sin embargo, ha acusado al país norteamericano de servirse de Afganistán como “laboratorio de pruebas

 

La oficina de Ghani ha confirmado el inicio de una investigación para determinar el número de bajas por esta bomba, si bien el Ministerio de Defensa ya ha asegurado en un comunicado que habrían perdido la vida 36 miembros de Estado Islámico.

Se trata del mayor artefacto utilizado nunca en combate y, según el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido un “éxito”. El exmandatario afgano Hamid Karzai, sin embargo, ha acusado al país norteamericano de servirse de Afganistán como “laboratorio de pruebas“.