Estados Unidos lanza la ‘madre de todas las bombas’ en Afganistán

El Ejército de Estados Unidos ha lanzado sobre el este de Afganistán la bomba no nuclear más potente de su arsenal, la GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast bomb (MOAB), de 10.000 kilos de peso, según han confirmado este jueves fuentes militares implicadas en la operación a la cadena estadounidense CNN.

Estados Unidos ha utilizado por primera vez en un conflicto la mayor bomba no nuclear de su arsenal, la denominada “madre de todas las bombas”, al arrojarla contra un complejo de túneles del grupo yihadista Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, en Afganistán, según ha informado el Pentágono.

Por primera vez en la historia, Estados Unidos ha utilizado la bomba GBU-43 Massive Ordnance Air Blast (MOAB), un gigantesco proyectil de unas 10 toneladas de peso, diseñado para destruir complejos de cuevas y túneles subterráneos.

 

Estados Unidos “ha tomado todas las precauciones para evitar víctimas civiles”

 

La bomba es la más poderosa que existe sin utilizar combustible nuclear y sólo se había usado hasta la fecha en pruebas controladas. Según el portavoz el Pentágono, Adam Stump, ha sido lanzada desde un bombardero MC-130.

El general John Nicholson, responsable de la coalición internacional que lidera Estados Unidos en Afganistán, ha precisado en un comunicado que el proyectil ha sido usado para destruir una serie de cuevas y refugios cerca de la frontera con Pakistán, que albergaban a combatientes del Estado Islámico.

A medida que sus pérdidas aumentan, los yihadistas usan búnkeres y túneles para reforzar sus defensas“, explica la nota. “Esta es la munición adecuada para reducir esos obstáculos y mantener el impulso de nuestra ofensiva contra ISIS-K”, como se denomina la rama del grupo yihadista que opera en la zona.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos no ha detallado el daño que ha causado la bomba en su impacto, aunque el comunicado de Nicholson enfatiza que las fuerzas de Estados Unidos “han tomado todas las precauciones para evitar víctimas civiles”.

 

“Debemos negárles la libertad de movimiento, y es lo que hemos hecho”, ha señalado el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer

 

 

Según la Fuerzas Aérea de Estados Unidos, la última prueba de la GBU-43 provocó un penacho de polvo y humo visible a más de 32 kilómetros de distancia.

Estados Unidos tiene alrededor de 8.400 soldados desplegados en Afganistán, aunque su labor se centra en formar, aconsejar y apoyar a las fuerzas afganas en su lucha contra los talibanes y el Estado Islámico.

 

La bomba fue arrojada contra túneles de Estado Islámico en la provincia afgana de Nangarhar, desde un avión MC-130 comandado por un cuerpo de operaciones especiales de la Fuerza Aérea.

Se trata de la primera vez que este artefacto, conocido coloquialmente como “la madre de todas las bombas”, ha sido empleado en operaciones de combate.