325 detenidos en Venezuela en las protestas contra Maduro

La caravana del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto militar en la localidad de San Félix, en el estado de Bolívar, ha sido objeto este martes de un ataque con huevos por parte de algunos de los asistentes al mismo.

La retransmisión del desfile, en la cadena pública Venezolana de Televisión (VTV), fue interrumpida cuando varias personas comenzaron a lanzar objetos –aparentemente huevos y piedras– al mandatario, acompañado de varios líderes.

El secretario general del opositor Primero Justicia, Tomás Guanipa, ha acusado a Maduro de insistir en la represión y no darse cuenta “de que el país no lo quiere y quiere votar”. Guanipa ha afirmado que han sido detenidas “varias” personas por la protesta de San Félix, si bien no ha concretado la cifra de detenciones.

Por su parte, el líder de la oposición y gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, ha publicado en su cuenta de la red social Twitter un vídeo en el que se pueden ver los lanzamientos de huevos contra Maduro, acompañado de un texto en el que asegura que el presidente no engaña al pueblo de Bolívar. “Venezuela entera te aborrece, a ti y a tu narcocorrupta cúpula”, ha asegurado.

 

DETENIDOS EN LAS PROTESTAS

 

325 personas han sido detenidas en Venezuela por los disturbios desatados en el marco de las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro que se han celebrado en los últimos días por el “golpe de Estado” ejecutado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra la Asamblea Nacional, según informa la ONG local Foro Penal.

El director ejecutivo de Foro Penal, Alfredo Romero, ha indicado en su cuenta oficial de la red social Twitter que entre el 4 y el 11 de abril “van 325 arrestos”, de los cuales solo 153 siguen detenidos, entre ellos 15 “han quedado privados de libertad por orden judicial”.

Los últimos incidentes en Venezuela tuvieron lugar la noche del martes en barrios populares de Caracas, antiguos bastiones ‘chavistas’, así como en las ciudades de Petare, Barquisimeto y Valencia, donde se registraron enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, incendios y saqueos.

En Barquisimeto, un joven de 14 años murió en el Hospital Central tras recibir un disparo en el pecho realizado por supuestos ‘colectivos’, grupos de civiles armados que obedecerían órdenes del Gobierno, de acuerdo con el diario local ‘El Impulso’. Otro joven de 11 años también habría muerto por los disparos en Barquisimeto, según ‘El Universal’.

Estas dos muertes elevarían a cuatro el número de víctimas mortales por la represión de las manifestaciones antigubernamentales. Daniel Alejandro Queliz, de 20 años, falleció en los disturbios de la noche del lunes en Valencia y Jairo Ortiz, de 19 años, perdió la vida por los choques con la Policía del 6 de abril a las afueras de Caracas.

 

CRISIS INSTITUCIONAL EN VENEZUELA

 

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) –coalición opositora de Venezuela– no ha dejado de manifestarse en las principales ciudades venezolanas desde el pasado 30 de marzo, cuando el TSJ ratificó que la Asamblea Nacional estaba en “desacato”, advirtió a los diputados de que, en consecuencia, cualquier acto que realizarán estaba exento de la protección que concede la inmunidad parlamentaria y asumió las competencias de la sede legislativa hasta nuevo aviso.

El Parlamento denunció un “golpe de Estado” en Venezuela por parte del Gobierno de Nicolás Maduro e incluso la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, –una fiel ‘chavista’– advirtió de que dicho fallos suponen una “ruptura del orden constitucional”. En la misma línea, los países regionales y la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron su preocupación por lo que consideraron una vulneración de los principios democráticos.

En un principio, el Gobierno se limitó a emitir un comunicado en el que denunció una “arremetida” de “la derecha intolerante y pro imperialista dirigida” por Estados Unidos para “atentar contra el Estado de Derecho” a través de “falsedades e ignominias”, pero finalmente convocó al Consejo de Defensa Nacional, que ordenó al TSJ dar marcha atrás.

El TSJ ha cumplido las órdenes del Palacio de Miraflores y ha emitido dos “aclaraciones” que devuelven sus poderes a la Asamblea Nacional y la inmunidad a los diputados, con lo que Maduro ha dado por superado este “impasse en los poderes públicos”. Sin embargo, para los críticos esta sucesión de hechos confirma que el Gobierno controla las demás instituciones venezolanas.