Domingo de Ramos teñido de sangre #En60″

Atacantes suicidas interrumpieron la misa en dos iglesias católicas en Egipto convirtiendo la celebración del Domingo de Ramos en escenarios de terror.

Entre los dos atentados, mataron a 44 personas. Las explosiones en las ciudades de Tanta y Alejandría, en el norte del país, dejaron también 126 heridos. El grupo Estado Islámico se ha atribuido los ataques, lo que ha hecho que aumente el temor a que los terroristas estén cambiando poniendo el foco de sus atentados en los civiles de la minoría cristiana egipcia. Fue el día más letal para los cristianos en décadas y el peor desde una explosión en una iglesia de El Cairo en diciembre que dejó 30 muertos. El presidente del país, Abdul Fatá, ha solicitado el estado de emergencia durante tres meses.

Estos ataques destacan las dificultades que enfrenta el gobierno egipcio para proteger a los cristianos que representan cerca del 10% del país.