Wilders refuerza su discurso ultraderechista por la crisis con Turquía

El ultraderechista holandés Geert Wilders ha participado de la polémica en torno a la ministra turca de Familia y Política Social, Fatma Betül Sayan Kaya, que fue retenida este sábado junto al Consulado turco en Róterdam, a la que ha invitado a “no volver más” a Países Bajos.

Vete y no vuelvas más Fatma Betül Sayan Kaya y llévate contigo fuera de Países Bajos a tus seguidores turcos, por favor“, ha publicado Wilders en su cuenta en la red social Twitter.

 

Wilders, Gette, Holanda, Turquía

 

El político populista de extrema derecha, que llega bien situado según las encuestas a las elecciones parlamentarias del próximo miércoles, prometió prohibir los actos de campaña de autoridades turcas en Países Bajos.

 

Wilders, en plena campaña electoral que ha centrado en mensajes contra el Islam, aseguró que las autoridades holandesas habían respondido con debilidad

 

Wilders, Gette Wilders, Holanda

 

Wilders, en plena campaña electoral que ha centrado en mensajes contra el Islam, aseguró que las autoridades holandesas habían respondido con debilidad al no prohibir los actos, y aseguró que si por él fuera nombraría a todo el Consejo de Ministros de Turquía “‘persona non grata'”.

Por su parte, el ministro de Exteriores turco, Çavusoglu calificó de «inaceptable» la decisión de los Países Bajos de no permitirle participar en el mitin y aseguró que había intentado negociar, sin éxito, la posibilidad de aplazar el mitin para después de las elecciones del miércoles en Holanda. para el político turco, la decisión del Gobierno holandés «hace feliz» a Geert Wilders. «Es lo que quiso. Lo podéis ver en las redes sociales. Es la misma mentalidad, la misma cabeza, el mismo fascismo»,

El Partido por la Libertad de Wilders defiende cerrar las fronteras holandesas a los inmigrantes musulmanes y cerrar las mezquitas. Las encuestas pronostican un virtual empate entre el partido de Wilders y el Partido del Pueblo para la Democracia y la Libertad (VVD) del actual primer ministro, Mark Rutte.