Erdogan arremete ahora contra Holanda: ‘nazis y fascistas’

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha tachado este sábado de “fascistas” y “retales del Nazismo” a los integrantes del Gobierno holandés en respuesta a la negativa de las autoridades a permitir la entrada en el país del ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu para acudir a un mitin político.

Cavusoglu tenía la intención de viajar a Róterdam para informar a la diáspora turca sobre el referéndum del próximo 16 de abril, donde la población votará sobre la ampliación de los poderes del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan. El mítin fue suspendido por las autoridades holandesas.

Horas antes de partir, Cavusoglu advirtió de que Turquía podría imponer sanciones a Holanda si se le negaba la entrada en el país, como finalmente ha sucedido.

 

Erdogan ya había acusado hace una semana a Alemania de tener comportamientos parecidos a los que tuvieron los nazis

 

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, había lanzado el pasado sábado cuatro de marzo una dura crítica contra el Gobierno alemán por prohibir la celebración de mítines de miembros del Gobierno turco en Alemania, en una serie de decisiones “no muy diferentes a las que se tomaban durante el periodo del Nazismo”, en palabras del mandatario turco.

Los enfrentamientos de Erdogan con la comunidad internacional son constantes y se relacionan directamente con la prevención que esta tiene ante dos fenómenos provocados por el gobierno turco: la creciente ola de represión y autoritarismo desatada a raíz del fracasado golpe de estado de hace unos meses, y la intención de Erdogan de modificar la constitución turca para atribuirse mayores poderes y para ello contar con el respaldo de las comunidades turcas residentes en otros países.

Para conseguir esto, Erdogan envía a sus ministros para aleccionar a la comunidad turca en el extranjero ante el malestar por la injerencia que supone para los gobiernos de esos países.