El autor del ataque de Dusseldorf tenía problemas mentales

El hombre que hirió a siete personas con un hacha en la estación de tren de Dusseldorf el jueves por la noche actuó en solitario y presentaba problemas de salud mental, ha informado la Policía en un comunicado.

Las autoridades han informado de que el autor del ataque es un hombre de 37 años procedente de la antigua Yugoslavia, que actualmente reside en la ciudad de Wuppertal, en el oeste del país, y que “obviamente sufre problemas de salud mental”.

Ataca con un hacha a los pasajeros en la estación de Dusseldorf 

Las autoridades fueron alertadas por primera vez del ataque a las 20:50 horas. El hombre presuntamente atacó a los pasajeros de un tren local antes de amenazar con el hacha a los presentes en el hall principal de la estación.

Tres de los heridos se encuentran graves mientras que los otros cuatro presentan heridas de carácter menor, según la Policía. “La Policía federal se presentó en la escena muy rápido y fue capaz de asegurar que la situación era estable y que las víctimas eran atendidas”, ha explicado un portavoz a la prensa.

Según ha precisado, durante la persecución del sospechoso por los agentes, éste saltó de un puente. “Resultó herido de gravedad y actualmente está siendo atendido en el hospital”, ha indicado el portavoz, aclarando que está detenido y que el hacha con la que se llevó a cabo el ataque ha sido incautada.

Los trenes con destino a Dusseldorf fueron cancelados o desviados temporalmente antes de que la estación reabriera antes de la medianoche. Previamente, se llevó a cabo un registro del recinto, incluidos varios trenes en cuyo interior se vieron obligados a permanecer los pasajeros.

El alcalde de la ciudad, Thomas Geisel, ha expresado su solidaridad con las víctimas del ataque. “Nuestros pensamientos están con los heridos después de este terrible acto en la estación central de Dusseldorf. Gracias a todos los servicios de emergencia”, ha escrito en su Twitter.

En julio de 2016, un solicitante de asilo de 17 años y origen afgano llevó a cabo un ataque armado con un hacha y un cuchillo en un tren regional cerca de la ciudad de Wuezburg, hiriendo a cinco personas. El asaltante, que había jurado lealtad al grupo terrorista Estado Islámico, fue abatido por la Policía.