Jordi y Gemma Montull declaran en el juicio del caso Palau

Las declaraciones como acusados del exnúmero dos del Palau de la Música, Jordi Montull, y de su hija y exdirectora financiera de la entidad, Gemma Montull, condicionarán el desarrollo del resto del juicio al preverse que hablarán la supuesta financiación ilegal de CDC a través de la institución.

Tras el pacto para la confesión de los Montull, todo apunta a que la Fiscalía solicitará que la primera en declarar este sea la exdirectora financiera; que ésta confirme las irregularidades –entre otros extremos– y que a continuación su padre suscriba que lo dicho por su hija.

De aceptarse este orden en las declaraciones, el tercero en hablar sería el expresidente del Palau, Fèlix Millet, que tiene previsto adaptar sus palabras a lo que antes hayan dicho el que era su mano derecha y la exdirectora financiera, han explicado a Europa Press fuentes judiciales.

La incógnita será saber cómo maniobrará en su declaración el único cargo de CDC procesado en esta causa, el extesorero del partido Daniel Osàcar –que se enfrenta a seis años de cárcel mientras el partido sí está acusado como responsable civil a título lucrativo– si finalmente Montull y su hija apuntan a la financiación ilegal de la formación.

 

Casi ocho años después

 

La causa, que ha tardado casi ocho años en llegar a juicio después de que los Mossos irrumpieran en el Palau en julio de 2009, ha tenido un punto de inflexión durante los últimos días con las negociaciones de los Montull con Fiscalía para intentar una rebaja de sus penas.

Jordi Montull se enfrenta a 27 años y medio de cárcel y Gemma Montull a 26, y es precisamente esta pena que pide la Fiscalía para ella lo que ha acelerado las negociaciones: un intento de no pasarse lustros en la cárcel dada su juventud.

La Fiscalía considera que CDC –partido refundado como PDeCAT– cobró presuntamente comisiones ilegales de Ferrovial a cambio de adjudicársele obras públicas de instituciones gobernadas por el partido y que, presuntamente, eran camufladas como donaciones al Palau de la Música.

 

Valoraciones políticas

 

CDC siempre ha negado que se hubiese financiado ilegalmente y el que era líder del partido, Artur Mas, puso “la mano en el fuego” por el extesorero Osàcar, que también está siendo investigado en la causa del 3% –también de supuesto pago de comisiones–, que instruye un juzgado de El Vendrell (Tarragona).

Sin embargo, esta misma semana la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha marcado distancias resaltando que les da “asco la corrupción” y que todo lo que haga referencia a la financiación de CDC en el pasado le tocará valorarlo cuando haya sentencias firmes.

El juicio, que se celebra en la Ciudad de la Justicia de Barcelona y comenzó la semana pasada con la resolución de cuestiones previas, seguirá este miércoles cuando empiecen a declarar los 16 procesados en la causa y cuyos interrogatorios continuarán en los días sucesivos.