El BOE aprueba el nuevo reglamento sobre el dominio radioeléctrico

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado el Real Decreto 123/2017, de 24 de febrero, por el que se aprueba el nuevo reglamento sobre el uso del dominio público radioeléctrico, que busca facilitar el despliegue de redes de comunicación móviles 5G y la instalación de dispositivos para el Internet de las Cosas (IoT).

Este nuevo marco regulador, que posibilitará a los operadores de telecomunicaciones realizar “un uso más flexible y eficiente de las radiofrecuencias”, desarrolla los principios y objetivos que deben inspirar la planificación, administración y control del dominio público radioeléctrico y establece las diferentes actuaciones que abarcan dichas facultades.

Una de las novedades incluidas en el reglamento es la mutualización de derechos de uso privativo, es decir, que los operadores tengan la posibilidad de poner en común sus derechos de uso del dominio público radioeléctrico, lo que permitirá ofrecer nuevos servicios, mejorar la cobertura y dar mayores prestaciones de velocidad y calidad en sus redes.

Asimismo, esta norma permitirá crear nuevas oportunidades para la innovación en el ámbito de la banda ancha en movilidad y también para los sectores orientados a los servicios como la atención sanitaria, la enseñanza, las Administraciones Públicas o la accesibilidad.

El reglamento, que es una de las normas más importantes para el desarrollo la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones, introduce además “importantes medidas” para eliminación de cargas administrativas, que facilitarán, entre otras, la instalación de dispositivos para el Internet de las Cosas (IoT) y las futuras redes de comunicaciones móviles de 5G.

 

Se simplifican y acortan los procedimientos

 

Además, se simplifican y acortan los procedimientos para obtener autorizaciones de uso de las frecuencias, gracias a la tipificación de proyectos tipo y el uso de declaraciones responsables. En el caso de la renovación de los títulos, desaparece el requisito de solicitud previa del interesado, siendo la Administración quien comunique de oficio las opciones posibles en cuanto a su continuidad.

Asimismo, se incluye un título nuevo destinado la inspección y control del dominio público radioeléctrico, que garantizará que los servicios funcionen libres de interferencias y el cumplimiento estricto de los niveles de exposición radioeléctrica tolerable para que no constituyan un peligro para la salud.

“Con el desarrollo de este nuevo reglamento, España da un paso importante para cumplir los objetivos de la Agenda Digital para Europa y facilitar, en 2020, a todos los ciudadanos el acceso de banda ancha con velocidades mínimas de 30 Mbps”, incidió el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital cuando el Consejo de Ministros aprobó el reglamento.

El espectro radioeléctrico de frecuencias es un recurso natural utilizado para la prestación de servicios de telecomunicaciones, tales como la radiodifusión sonora y la televisión, los servicios móviles (telefonía móvil, servicios de seguridad o transporte) o los servicios por satélite (televisión por satélite, GPS).

Asimismo, también se utiliza para la investigación espacial, la defensa nacional y servicios de emergencias, además para de un elevado número de aplicaciones industriales y domésticas como los telemandos y numerosos sistemas inalámbricos (teléfonos portátiles, WiFi, etc.).