La minoría más perseguida del mundo #En60″

Sin estado, sin derecho a la sanidad y casi desconocidos a pesar de ser considerados el pueblo más perseguido del mundo. Los rohingya están sufriendo asesinatos, violaciones y quemas de viviendas con gente dentro en Birmania.

Los rohingya son descendientes de comerciantes árabes y el 90% de la población de Birmania es budista. Esta población ha vivido durante siglos en Myanmar aunque en la práctica carecen de Estado. La antigua Birmania les niega la nacionalidad y los considera inmigrantes bangladesís ilegales. Diferentes ONG han denunciado que se podrían haber producido crímenes contra la Humanidad y una posible limpieza étnica por parte del ejército de Birmania.  Los rohingya han ido llegando a Bangladesh en varias oleadas, huyendo de la represión en su país natal.

Una enviada especial de la ONU en Birmania ha relatado el testimonio de una refugiada rohingya  que incendiaron su casa con su hijo dentro. Los refugiados también contaron que los soldados mataron a sus víctimas degollándolos, que hubo violaciones colectivas y que a los niños pequeños los tiraban a fogatas.