Cristina Sánchez: el difícil camino de ser una mujer torero

Cristina Sánchez es conocida por ser la primera mujer torero de Europa. Tan sólo tenía veinticuatro años cuando cogió su primer capote y se dirigió a Nîmes (Francia), apadrinada por Curro Romero y con Jose Mari Manzanares como testigo. En su primera corrida logró salir por la puerta grande cortando dos orejas.

El camino no fue fácil, pues tuvo muchos detractores sólo por el hecho de ser mujer. Muchos toreros como Jesulín de Ubrique o Francisco Rivera Ordóñez se negaron a compartir cartel con ella, lo que fue minando su carrera hasta llegar a su retirada en 1999. Sin embargo, Cristina ha sido una férrea defensora de la presencia de la mujer en los ruedos y en una de sus declaraciones apuntilló que “la mujer tiene la posibilidad de incorporar más arte, sentimiento y una estética distinta”. Hace apenas un año, en 2016, Cristina decidió reaparecer en los ruedos en una corrida en Cuenca para recaudar dinero para la lucha contra el cáncer infantil.

 

“El toreo, una escuela de valores”

 

La fundación Cajasol recoge su testimonio en la charla “El toreo, una escuela de valores” en el XXVI Ciclo los Toros. Junto a Cristina Sánchez, participarán también otras personalidades del mundo del toro como Miguel Báez Spínola ‘Litri’ y Saúl Jiménez Fortes. El ciclo trata de resaltar los valores que aporta la tauromaquia. Las charlas tendrán lugar los días 6, 13 y 20 de marzo en la sede de la Fundación Cajasol en Huelva, sita en la calle Puerto.