El resumen de la semana

La noticia de esta semana es la sentencia del Caso Nóos. Iñaki Urdangarin ha sido condenado a 6 años y 3 meses de prisión, por su parte, la Infanta Cristina queda absuelta.

Han pasado ocho meses desde que el juicio quedo visto para sentencia. En total, 17 acusados por el desvío de fondos públicos a través del Instituto Nóos. Era la primera vez que veíamos a un miembro de la familia real sentado en un banquillo.

Urdangarín ha sido condenado por prevaricación, fraude, malversación, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda Pública. Mientras, la Infanta Cristina deberá pagar 265.088 euros como partícipe a título lucrativo y queda absuelta como cooperadora necesaria. Una sentencia que ya ha tenido diferentes reacciones en las redes sociales. Muchos internautas se hacen eco del síndrome “de la tonta”, un síndrome que supuestamente hace que las cónyuges de destacados personajes de la política y de la realeza, en este caso, hace que vivan en la inopia sobre los asuntos que manejan sus maridos.

 

8 años y seis meses para Torres

 

Para el socio de Urdangarín, Diego Torres, la pena impuesta ha sido superior a ocho años y seis meses de prisión, pese a que la petición del fiscal era otra, según el tribunal ocultó, mediante un entramado societario internacional, la cuota defraudada. Y para el expresidente balear, Jaume Matas, tres años y ocho meses.

Fuera de nuestras fronteras, en Europa, la incertidumbre política frente a los nuevos comicios marca la agenda. En Francia, los sondeos en torno las presidenciales siguen situando a Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional, como ganadora con un 26% en intención de voto. Mientras que el socialista Macron o el republicano Fillón aglutinan el 20% en intención de voto.

Pero la corrupción no deja titere sin cabeza. También en Francia la Fiscalía Anticorrupción ha decidido continuar con la investigación a la mujer de Fillón y a dos de sus hijos, por sospechas de malversación de caudales públicos, entre otros delitos. Por otro parte, medios franceses publican un informe de la Oficina Antifraude de la UE en la que insinúan que Le Pen falsificó una nómina para que su guardaespaldas cobrara del Parlamento Europeo.