Tanzania: los abusos sexuales, algo “normal” en las escuelas

Los abusos sexuales, los castigos físicos y el acoso son prácticas habituales en las escuelas en Tanzania. Esto es lo que denuncia Human Rights Watch en su último informe.

Desde 2015 la educación ha sido una prioridad nacional. Cuentan con una de las poblaciones más jóvenes del mundo y su mayor aspiración es convertirse para 2025 en un país con ingresos medios. Sin embargo, en su informe, la organización recoge la necesidad de hacer frente a las aulas abarrotadas, luchar contra la discriminación y el abuso que existe y que da lugar a que muchos adolescentes abandonen las escuelas antes de terminar sus estudios.

Tienen constancia de que algunos profesores han forzado a algunos niños a mantener relaciones sexuales, como le ocurrió a Imani, una joven que sufrió abusos sexuales por parte de su profesor. Además, en muchos casos, las niñas no han podido volver a inscribirse en la escuela después del nacimiento de sus hijos.

Trabajo infantil y explotación

A estas historias hay que añadir que muchos tienen que compaginar sus estudios con el trabajo, trabajos en los que en la mayor parte de las veces sufren explotación e incluso en algunos empleos como los que se desarrollan en las Minas de oro, además quedan expuestos al mercurio y por tanto padecen problemas de salud.

Únicamente el 52% de los jóvenes están matriculados en educación secundaria. En total 5,1 millones de niños de 7 a 17 años están fuera de la escuela. La educación termina para muchos niños después de la escuela primaria: sólo tres de cada cinco adolescentes sigue estudiando.