Los menores de Venezuela venden gasolina para subsistir

En los Filúos, Venezuela, el contrabando de gasolina es una alternativa de subsistencia para la mayor parte de las familias, que no disponen de medios suficientes para subsistir.

Muchos niños abandonan la escuela para dedicarse a vender gasolina ilegal a un precio irrisorio. La empresa petrolera estatal ha calculado que de Venezuela salen al año unos 100.000 barriles de gasolina ilegal. En Venezuela, llenar un coche con gasolina de contrabando cuesta alrededor de 17.000 y 25.000 bolívares (de cuatro a siete dólares aproximadamente).

 

Un abandono escolar del 60%

 

Los menores venezolanos desempeñan todos los puestos del negocio, desde el de pimpinero, el que saca o carga gasolina, hasta llegar a los que la almacenan y quienes la transportan hasta Colombia. En cada uno de los puestos pueden llegar a encontrarse hasta cinco niños.

El Sindicato Unitario de Magisterio (SUMA) estima que el abandono escolar llegará hasta el 60% en el curso escolar 2016/2017.