Fantasías sexuales, ¿por qué no atreverse?

Tan maravilloso es tener buenos pensamientos y tan tabú y prohibido ha sido el mundo de las fantasías sexuales. ¿Por qué no mejor eliminar pensamientos tóxicos, celos, envidias y pensar en cosas que nos generen emoción y excitación? Y así de paso, enriquecemos nuestra vida sexual y de pareja.

Todos, en algún momento, y repito el ¡todos! hemos tenido alguna fantasía alguna vez, ya sea pensando que tenemos relaciones sexuales en algún sitio; baño del avión, ascensor, probadores de una tienda de ropa, cine, calle… O incluso en la manera en que se desarrolla esta relación; disfrazados, atados, incluyendo juguetes sexuales, personas etc.

Pues bien, me parece altamente recomendable para uno mismo, y para la pareja, tener fantasías sin ningún tipo de pudor ni vergüenza. Incluso, si cabe la posibilidad y ambos están de acuerdo, llevarlas a cabo.

Hay que ser creativos, innovar, no hacer de la cama el único lugar para mantener relaciones. Muchas veces nos acomodamos y la rutina nos alcanza. Y recordemos que la rutina y las relaciones de pareja no son muy buenos amigos, hay que evitar que se encuentren.

Además al llevar a cabo estos juegos, la pareja crece en confianza, se conocen un poco más, y eso es lo mejor que puede pasar para que una relación se blinde y se haga duradera. Las bases de la confianza son un pilar crucial. Aunque esto, ya lo sabéis.

 

Una cosa es el juego y otra la realidad

 

Ahora llegamos al punto en el que preguntamos fantasías, y sí, hay muchas muy recurrentes y otras más novedosas. Entre las chicas, la más destacada es la de sentirse violada. Ni que decir tiene, que una cosa es fantasear, y otra cosa el deseo de ser violada realmente. Una cosa es el juego y otra la realidad.

Por la cabeza de una mujer que fantasea con una violación, más que el forcejeo con un desconocido, está el hecho de sentirse muy deseada, de sentirse dominada. Un deseo tan inmenso que lleve a eso, a quererla solo a ella.

Por la cabeza de un hombre, para no decir que lo que más les gustan es lo típico de mirar a dos lesbianas, podemos decir que a muchos les pone la idea de ser pillados. Aquí, influye el sitio por supuesto. Cuanto más público más fácil de ser pillados por algún transeúnte. Y más morbo aun, si ese alguien se queda mirando e incluso se uniera mucho mejor. Una fantasía muy completa y bastante poco probable, por eso es una fantasía ¿no? que no hace más que generar un gustito agradable.

Algunas son facilitas, otras más complicadas, pero si nos generan bienestar, y no hacemos daño a nadie, nuestra cabeza es libre de pensar y juguetear a sus anchas.

¿Te animas a ser una poli de armas tomar, o a hacerlo en un sitio de intercambio? ¿A raptar a tu novia y hacerla vivir adrenalina más placer? ¡Te animo a ello!

Cuanto más creativos seamos mucho mejor, más morbo y más excitación. También recomiendo, como ya mencioné en otro post, hablar mientras se hace al amor. Ahí puede ser el momento donde contar las fantasías enriquezca 100% el acto sexual.