Cheques y Pagarés, ¿En qué se diferencian? #En60″

Cheque y pagarés dos conceptos cercanos pero con muchas diferencias…

La principal diferencia entre un cheque y un pagaré es que el cheque no tiene fecha límite de pago mientras que el pagaré, lleva escrito la fecha en la que se hará efectivo. Existen tres tipos de cheques: personal, conformado o bancario. El personal es el más común y sale directamente de los fondos del emisor del pago. Con el conformado, la entidad bancaria asegura al beneficiario que hay fondos para cobrar el cheque, y el bancario es el que realiza la entidad bancaria. En los cheques es necesario indicar el lugar del pago, el nombre de la persona que lo realiza junto con el lugar y la firma del emisor. Una vez tramitado, el cheque ya se puede cobrar. Por lo contrario, con el pagaré,el emisor se compromete a abonar a un beneficiario una cantidad de dinero en una fecha y lugar establecido. Además, con esta forma de pago, puedes incluir un aval con la finalidad de asegurar el cobro.

Relacionado con los cheques y pagarés, CaixaBank dispone de un servicio exclusivo de gestión on-line. Con él, es posible realizar los trámites relacionados con estos métodos de pago desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Ambas formas se ajustan a cómo el emisor desea realizar su pago teniendo en cuenta las características del receptor para que ambos cuenten con tranquilidad en la operación.