A juicio por ayudar a un niño refugiado

Todo ocurrió en la primavera de 2014, un joven periodista llamado Fredrik Önnevall, de origen sueco, tenía un verdadero dilema. Contar lo que estaba pasando con los refugiados o hacer caso a su conciencia. Önnevall eligió priorizar sus valores como ser humano y ayudar a Abed un joven de 15 años, refugiado sirio, a encontrarse con su familia en Suecia.

El plan del joven Abed era ir desde Atenas hasta Suecia en un camión, jugandose la vida, y pensaba hacerlo solo, cuando Önnevall se cruzó en su camino, entonces le pidió auxilio. El periodista lo vio claro, tenía que ayudarle. Mientras Önnevall y su equipo preparaban un documental para la televisión pública sueca, Abed viajó con ellos desde Grecia hasta llegar a Suecia, pasando las fronteras de Austria, Alemania y Dinamarca sin impedimentos.

¿Es un crimen ayudar a una persona cuando se encuentra en peligro?

Ahora Önnevall y sus dos compañeros están siendo juzgados por inmigración ilegal y podrían ir a prisión. El periodista asegura que lo volvería a hacer, que no lo considera un delito. Y aunque la Fiscalía afirma que no debería confundirse derecho con moral. A las puertas del Tribunal del Distrito una gran manifestación apoyaba a gritos a los tres acusados.