EE.UU. impedirá a Pekín el acceso al mar de China Meridional

 

La Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que Washington hará todo lo posible por evitar que China se haga con territorio en disputa en el mar de China Meridional, un impedimento que supondría “hacer la guerra”, según han informado varios medios de comunicación chinos.

“Estados Unidos va a garantizar la protección de nuestros intereses en la zona”, ha indicado el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que ha hecho referencia a la demanda por parte del Gobierno chino de varias millas alrededor de las islas construidas en los arrecifes del archipiélago de Spratly.

El nominado a secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, ha señalado que Pekín no debería tener acceso a las islas que ha construido en el mar de China Meridional. “Se trata de si esas islas se encuentran en aguas internacionales y de si pertenecen o no a China. Vamos a asegurarnos de que defendemos los territorios internacionales”, ha manifestado.

Las autoridades de China han destacado que Estados Unidos no forma parte de la disputa en la zona. “Instamos a Washington a respetar los hechos y a hablar y actuar con precaución para evitar cualquier daño a la paz y estabilidad en el mar de China Meridional”, ha afirmado la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Hua Chunying.

Las declaraciones de Tillerson suponen un cambio en la política exterior estadounidense, que había sido cautelosa hasta la fecha en relación con la disputa en las islas Spratly. El Gobierno de China ha alertado de que Washington tendrá que “hacer la guerra” para prohibir que acceda a las islas, donde ha instalado armas y sistemas de defensa aérea.

“Vamos a tener que enviar una señal clara a China para que deje de construir allí y deje de acceder a la zona”, ha indicado Tillerson. Varios grupos de analistas han advertido de que los comentarios realizados por ambos políticos podrían implicar una intervención militar en la zona, así como un bloqueo naval.

Esas acciones podrían provocar una confrontación armada con China, cuyo poder nuclear se encuentra en pleno desarrollo. “Creo que a medida que evolucionemos, tendremos más información sobre ello”, ha asegurado Tillerson, que se encuentra a la espera de que el Senado celebre la votación definitiva para confirmarle como secretario de Estado.

 

Riesgo de conflicto

 

A pesar de que la Marina de Estados Unidos cuenta con poder suficiente para bloquear barcos, submarinos y aviones en la zona, cualquier movimiento podría provocar un conflicto bélico, según un grupo de expertos militares.

Por otra parte, Hua ha reiterado que China no ha vulnerado la libertad de navegación en el mar de China Meridional. “El Gobierno chino protege firmemente la libre navegación de todos los países en concordancia con las leyes a nivel internacional”, ha manifestado Hua.

La experta en asuntos del mar de China Meridional Mira Rapp Hoop ha señalado que las amenazas por parte de Washington de prohibir el acceso de China a la zona es “increíble” y no tiene base legal alguna.

“Un bloqueo, que es realmente lo que haría falta para impedir el acceso, es un acto bélico”, ha añadido. “La Administración Trump ha comenzado a dibujar líneas rojas en Asia que seguramente no pueda sostener, pero que pondrían suponer una desestabilización de las relaciones con China”, ha indicado Bonnie Glaser, del Centro de Estrategia y Estudios Internacionales.