Desaparece la versión en español de la web de la Casa Blanca

La versión en español de la página web de la Casa Blanca ha desparecido de Internet, horas después de que Trump tomara posesión.

La versión en español de la web de la Casa Blanca se abrió por primera vez meses después de la llegada de Barack Obama al poder. En la nueva administración, no hay ningún latino en los puestos de mando. También se ha clausurado la posibilidad de leer en español las páginas de las redes sociales de Twitter o Facebook. Y por el momento no hay un responsable de medios hispanos.

 

Trump declara la guerra a la prensa

 

La guerra está declara. La prensa es una enemiga del Gobierno de los Estados Unidos. Durante la campaña ya demostró su animadversión hacia los medios, pero el día de la toma de posesión quedó claro que la prensa no le gusta.

Los medios, al día siguiente de la investidura, mostraban la Plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca, vacía. Una asistencia que se comparaba a la llegada de Obama a la Casa Blanca. Las imágenes aéreas evidenciaban los pocos apoyos con los que cuenta Trump, además de un clima tenso debido a las protestas convocadas horas antes de su desembarco.

La culpa, asegura, la tienen los medios de comunicación: “Ayer en el discurso… aquello estaba lleno de gente. Y me levanto esta mañana, pongo la tele y lo enseñan vacío. Yo estuve allí. Es mentira”

Trump afirmaba además que la prensa no cuenta con los 31 millones de personas que estaban viendo la investidura por televisión. Horas después, Reuters, publicaba un artículo afirmando que casi 31 millones de espectadores vieron la toma de posesión de Donald Trump, pero que eran muchos menos en comparación a la primera toma de posesión de Barack Obama, que contó con 38 millones de telespectadores.

Donald Trump decía además, que los medios también mintieron con respecto a su opinión de la CIA: “Los periodistas están entre los seres humanos menos honestos del mundo, y hicieron creer a la gente que yo tenía una guerra abierta con la CIA” “No es verdad, no hay nadie que aprecie más a los servicios de inteligencia que yo”.

Una declaración que viene después de conocer el ‘hackeo’ de los ordenadores de Clinton durante la campaña en la que Trump insinuó en Twitter que vivimos en la “Alemania nazi”, haciendo referencia a las malas informaciones que los servicios de inteligencia permiten que se divulgue.

Y los enfrentamientos con la prensa no terminaron ahí. El nuevo portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, se dedicó a regañar a los periodistas en su primera aparición. “El Gobierno de Trump va a hacer que la prensa rinda cuentas”.