Sánchez uno, López cero

A Patxi López se le ha atragantado, desde el minuto uno, la estrategia de presentar su candidatura ante la militancia socialista proclamándose, en rueda de prensa, depositario de los valores del No es no de Pedro Sánchez.

Quien venga atendiendo la más que conocida óptica del sanchismo, sabe que este rechaza por igual a los que defendieron abiertamente la abstención como a los que se manifestaron por el no es no y también se abstuvieron. La seña de identidad del sanchismo, a estas alturas, es la rebeldía. Y esta exige actitudes másvalientes. Más osadas. De hecho, tienen importantes referentes al respecto, como Odón Elorza y los otros diputados díscolos, que de momento, parecen seguir junto a Sánchez. También el otrora adversario en las primarias de 2014, y hoy unos de sus valedores más importantes, José Antonio Pérez Tapias, cuyo nivel y prestigio ante las bases, como en el caso de Elorza, están fuera de toda discusión, más allá de las divergencias.

Patxi López ha errado al saltar al ruedo reclamando como propios los valores del sanchismo, y poco menos que exigiendo de este movimiento que reside entre la militancia socialista un harakiri político que permita el inmediato advenimiento del patxismo. No ha tenido el valor de presentarse abiertamente como el candidato que frenará a Susana Díaz, la auténtica bestia negra de los de Pedro Sánchez. Pero sí para pedirle a este, sotto voce y por vía interpuesta, que se aparte. Como tarjeta de presentación, es desafortunada y poco elegante.

 

 

“Los miembros más destacados de la hasta ayer mismo -falsa- guardia pretoriana de Pedro Sánchez, no tardaron siquiera unas horas -minutos en algunos casos-  en lograr que los medios de comunicación los presentaran, a golpe de impactantes titulares, como el equipo de Patxi.”

 

 

López ha renunciado a poner en valor su propio currículo socialista para presentarse ante la militancia como una opción ganadora. Al contrario, ha optado por lo aritmético antes que por lo político y ha dado carta de naturaleza al discurso del sanchismo, que divide al PSOE en dos bandos, los del no es no y los de la abstención. Socialistas verdaderos y traidores al servicio de la oligarquía. Es de principiantes no haber previsto que la respuesta lógica de los seguidores del ex secretario general sería preguntar a Patxi López por qué, si esa es su posición como candidato, no ha preferido sumar su fuerza a la de sus otros líderes –sí, Patxi, el sanchismo ya tiene más líderes- para llevar a Pedro Sánchez de nuevo a despacho principal de Ferraz 70.

Para más inri, los miembros más destacados de la hasta ayer mismo -falsa- guardia pretoriana de Pedro Sánchez, no tardaron siquiera unas horas -minutos en algunos casos-  en lograr que los medios de comunicación los presentaran, a golpe de impactantes titulares, como el equipo de Patxi. A ello responde la agresiva, poco sutil y servil catarata de peticiones, más o menos expresas, de dirigentes como César Luena, Óscar López, Sara Hernández o Rafael Simancas pidiendo a Sánchez que ponga fin al sanchismo. Sin contrapartidas. Error de salida, fallo en boxes.

 

 

“Los codazos del equipo de confianza de Patxi López para ser los primeros en manifestarle lealtad, sobrepasan, cómo no, los límites de la épica del sanchismo”

 

 

Quienes bucean por las redes sociales, especialmente Twitter, cuya imprevisible inmediatez desborda toda concepción clásica de una contienda política, habrían previsto que los activos más radicales del sanchismo, de una inusitada pero ya conocida beligerancia en el arte de los ciento cuarenta caracteres -impropia, por cierto, entre compañeros de un mismo partido-, no tardarían ni un minuto en hacerle ver a López que rechazan, detestan, a los antiguos compañeros de viaje de su líder, y que si son quienes forman el estado mayor de la candidatura del diputado vasco, va a ser difícil el entendimiento. Sus únicos referentes solo son ya los mártires del no. De ninguna forma pueden serlo los que no tuvieron el valor de rebelarse contra la abstención y la defenestración de Pedro Sánchez. Los codazos del equipo de confianza de Patxi López para ser los primeros en manifestarle lealtad, sobrepasan, cómo no, los límites de la épica del sanchismo. Es demasiada la repulsa por la “traición”, para que la loca carrera por salir en la foto junto al primer candidato no provoque retortijones en lo más profundo de los rebeldes.

 

 

“72 horas después del anuncio de Patxi López, el sanchismo y Sánchez aparentan más vigor”

 

 

Y sorprende -porque se le suponía un gran olfato político y estar asesorado por gente del nivel de Rodolfo Ares, al que se suele presentar como una suerte de Rubalcaba vizcaíno- que Patxi López haya entrado en la pugna por la secretaría general como un elefante en una cacharrería. Donde quiso convocar una mayoría frente a Susana Díaz, es más que posible que haya despejado las últimas dudas de Pedro Sánchez sobre concurrir de nuevo por la Secretaría General del PSOE. O, por qué no, patrocinar una candidatura del sanchismo.

El rechazo manifiesto de su parte más visible, la que reside en el submundo 2.0, ha logrado, en contra de lo buscado, situar en el primer asalto a Patxi López más cerca de la presidenta andaluza que de Pedro Sánchez. No tardaron en brotar quienes ya barruntan un “pacto secreto” para frenar la rebelión de las bases.

Vengo defendiendo en mis artículos que la teórica del sanchismo adolece de más epopeya que de política. En sus contextos, la torpe primera entrega de Patxi López, habría puesto en sus manos un sorprendente giro del concepto “voto útil”, que devolvería sin abrir el divide et impera que el establishment socialista, la conspiración de generales y coroneles (Odón Elorza dixit), les habría enviado con Patxi como arma disuasoria.

Lo cierto es que 72 horas después del anuncio de Patxi López, el sanchismo y Sánchez aparentan más vigor. El vasco ha logrado entrar el primero en la contienda de las primarias, pero lo ha hecho por la puerta de atrás. Los medios recogen la sentencia: “Patxi López me ha traicionado“. Sánchez uno, López cero.