Obama: “De pato cojo” a “jarrón chino”

Obama ya es historia, o parafraseando a Felipe González, es otro molesto jarrón chino que habrá que ver si encuentra su hueco. Aún así, como pato cojo, que es como se llama a los presidentes en la última etapa de mandato, ha querido despedirse con una importante amnistía, incluida la de la filtradora de Wikilieaks, también ha perdonado a un independentista puertorriqueño que pasó media vida en prisión y Amnistía Internacional le ha aplaudido por ello.

Y también ha querido dar una rueda de prensa para glosar los éxitos que tanto han agradado a su parroquia. 6 de cada 10 estadounidenses aprueban su gestión, aunque hay que decir, que no confiaron tanto en la que tendría que continuar su legado, Hilary Clinton.

Éxitos económicos y sociales de la Era Obama

Avalado por los innegables éxitos económicos y sociales en EE UU, también es momento, al menos por lo incierto del futuro de la era Trump, de destacar lo que quedó pendiente, como la reforma fiscal prometida que nunca llevó acabo, el aumento de la tensión racial y la no paralización de la venta de armas, y en el terreno internacional, Rusia, la cuestión siria y el terrorismo islámico, con la imagen de un Guantánamo diezmado, pero lleno de presos.

Por cierto, los responsables de la crisis que fueron rescatados, como ocurrió en España con nuestra banca, no devolvieron ni un dólar del dinero que puso el Estado americano para salvar el sistema.