Refugiados mueren de frío en la frontera entre Serbia y Hungría

En la frontera entre Serbia y Hungría, refugiados e inmigrantes tienen que soportar temperaturas de hasta -20ºC.

Muchos se han refugiado en casas abandonadas y otros han cubierto sus tiendas de campaña con mantas. Las colas para conseguir un plato de comida son interminables. Las ONGs denuncian que el temporal que sufre buena parte de Europa está agravando su situación. Ya se han contabilizado varios muertos a causa del temporal.