¿Cuáles son las cabalgatas de Reyes más famosas en España?

Con la llegada de los Reyes Magos es tiempo de regalos, pero para aquellos niños, y no tan niños, que no puedan esperar hasta la mañana del día 6, muchas ciudades y pueblos de España celebran una cabalgata de reyes el día previo donde sus majestades de oriente se pasean montados en sus carrozas.

La cabalgata más antigua conocida en España es la de Alcoy. En 1885 tuvo lugar por primera vez este desfile de pastores, grupos de danza, música y pajes que precedían a los Reyes de Oriente. Antorcheros, animadores y muchos grandes y pequeños disfrazados participan en esta procesión de Alcoy, en la que el rey Baltasar, conocido popularmente en la ciudad como el ‘rei negre’, desfila en el centro.

La proximidad de las fiestas navideñas se anuncia con la escena del Betlem del Tirisiti, un original teatro de marionetas, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2011, cuya representación incorpora aspectos costumbristas y festivos de antaño.

La cabalgata de Granada data del año 1912 y se sitúa como la segunda más antigua de España. Parte desde el centro de la ciudad, en la calle Gran Capitán, y finaliza en la Plaza del Carmen. Durante el recorrido Melchor, Gaspar y Baltasar van repartiendo caramelos desde tres de las 20 carrozas que participan, y más de 100 personas son necesarias.

En Madrid son muchas las procesiones que ponen fin a la Navidad. Hay en Puente de Vallecas, La Latina, Ciudad Lineal, Chamartín, pero la más multitudinaria y conocida empieza la tarde del 5 de enero de Nuevos Ministerios hasta llegar a la plaza de Cibeles, donde los Reyes Magos leen un mensaje a los niños que han acudido a verles recorrer las calles de la capital.

En Sevilla más de 40 carrozas salen de la Universidad de Sevilla, en la calle Palos de la frontera, y pasa por lugares como La Campana, Reyes Católicos, la plaza de Cuba y la glorieta de las Cigarreras hasta volver al punto de inicio.

La cabalgata de Barcelona tiene la peculiaridad de repartir caramelos aptos para celiacos. Los Reyes Magos entran al Port Vell de la Ciudad Condal, donde llegan subidos a un barco y empiezan su recorrido dulces aptos para personas intolerantes al gluten.

En Donostia, Melchor, Gaspar y Baltasar aparecen cada vez en una zona de la ciudad, haciendo honor a su condición de Magos. Lo único que se sabe de antemano es que su recorrido lo finalizan en el Ayuntamiento donde reciben a los más pequeños para que les saluden y les entreguen su carta de deseos personalmente.