Muere Rahama Haruna, la joven nigeriana que vivía en un balde

Se llamaba Rahama Haruna y su imagen conmocionó al mundo. Nació hace 19 años en un país donde la opnión de los hechiceros es más importante que la de los médicos. “Sufrió un ataque de los espíritus”, le diagnosticaron, y su cuerpo, sus brazos y sus piernas dejaron de crecer cuando era todavía un bebé. Desde entonces, una palangana se convirtió en su hábitat natural. Su hermano la transportaba en tan singular medio. Todos los días, la joven y su hermano de 14 años recorrían los 24 kilómetros que separaban su aldea en Warawa del centro de la ciudad de Kano, donde Rahama intentaba conseguir unas pocas monedas.

Vivía de la caridad de los demás, pero a pesar de ello, la sonrisa jamás desapareció de su rostro. Rahama aceptó su ‘singularidad’ e intentaba tener una vida lo más normal posible en un país donde la pobreza es un estado natural. A pesar de que la miseria, ella aseguraba sentirse “afortunada” porque el simple hecho de estar viva. Sin mayores aspiraciones. “He aprendido a crecer sin amigos en la vida. Mi familia son los únicos amigos que tengo. Me llevó mucho tiempo comprender que no todas las personas son iguales. No me importa. Me considero afortunada de estar viva”, aseguró al fotógrafo.

No conoceríamos de su existencia si no fuera por el fotógrafo Mohammed Maikatanga, quien retrató a los dos hermanos pidiendo hace un año y colgó las imágenes de Rahama en su cuenta de Facebook. Entonces parecía que su vida iba a cambiar a mejor. Rahana recibía todos los días multitud de mensajes de ánimo, de gente dispuestas a ayudar para que Rahana pudiera ser tratada o, cuanto menos, saliera de la pobreza. De este modo, la joven pudo tener una silla de ruedas, aunque nunca abanonó su palangana.

https://www.facebook.com/maikatanga/posts/1206293416051697

Rahama Haruna

Ya nada se puede hacer por ella. Rahana nos dejó el día de Navidad