El nuevo destroza parejas tiene nombre, “phubbing”

¿Cómo se puede romper una pareja hoy en día? “Phubbing”

“-¿Mi amor te apetece hacer algo este fin de semana? Si, vale.-“

“- ¿Mi amor quieres que vayamos a ver el estreno del viernes? Si, vale-“

“- ¡Cariño te he puesto los cuernos! Si, vale.-“

¿Qué le pasa a esta pareja cuando uno de ellos no atiende ni a algo tan grave como esa exclamación? Es para que a alguno le diera un infarto ¿no? Visualicemos la escena, una cena romántica en un buen restaurante, dos personas celebrando una noche especial. ¿Suena bien, no? Bueno, no tanto cuando ves que la conversación no fluye porque una de ellas o incluso las dos, dejan de prestar atención para centrarse en su teléfono móvil.

Damos la bienvenida a un gran enemigo de las relaciones amorosas, el móvil y el efecto Phubbing. Y no solo es cosa de novios, extendemos el phubbing actualmente a todos los ámbitos; comidas familiares, grupos de amigos, cenas… pero bueno, nosotros nos centraremos en la pareja ahora mismo. El término lo dividimos en dos Phu de phone, teléfono, y snub, y lo podemos resumir en despreciar a otro por ignorarle.

Muchas de las nuevas tecnologías más que favorecer a las relaciones las están destrozando. Ya no podemos vivir sin nuestro móvil, parece una prolongación de nuestro cuerpo y sin él nos sentimos desnudos y dependientes. Dejamos de lado una conversación en vivo con alguien por mirar el móvil y seguir otra por Whatsapp, encima no somos ni conscientes del desprecio que provocamos.

Pues bien, recientes estudios demuestran que la pareja debido a esto, se puede ir a pique. El sentirse ignorado mientras el otro está con el móvil genera inseguridad y desconexión entre ellos, por no hablar de su influencia en los famosos celos. A todos nos ha pasado actualmente y lógicamente, enfada, seamos sinceros. Aunque muchas veces no seamos ni conscientes del daño que provocamos al hacer más caso al móvil que a nuestra pareja.

El sentirse ignorado, se ha demostrado que crea cierta depresión, entonces es cuando entramos en bucle y podemos llegar a tener discusiones que acaban rompiendo una relación. Parece muy exagerado, pero es algo que está a la orden del día y cada vez irá a más. No creo que a nadie le sea de agrado estar hablando y que no le hagan ni caso mientras miran un video en Facebook, o hablan los grupos de Whatsapp. “¿Tan aburrido soy?”

Aquí es dónde tener una buena comunicación con la pareja es crucial. Por ejemplo, una buena forma de eliminar este problema es definiendo ciertas reglas sobre cuándo está permitido o no utilizar el móvil. Somos muy esclavos de las tecnologías, que esto no acabe con algo tan bonito como el amor, que nos podemos arrepentir de por vida.