Los héroes anónimos de 2016

Ha sido un año difícil en cuanto a terrorismo. Muchas personas han muerto, civiles, víctimas de un conflicto. Pero siempre hay personas que destacan en la tragedia, personas que se convierten en héroes anónimos.

Como el caso del héroe de Berlín un ciudadano que siguió al conductor del camión que mató a doce personas en un mercadillo. El conductor saltó de la cabina y emprendió la huida. El ciudadano logró guiar a la policía hasta el lugar exacto donde el terrorista fue detenido.

En el atentado en Niza, de nuevo, un transeúnte se convirtió en un héroe inesperado al saltar sobre la cabina del camión. El viandante se abalanzó sobre el vehículo, mientras el atacante recibió varios disparos poniendo fin a la persecución.

Además hay personas que han dedicado o dedican su vida a ayudar a los demás como el payaso de Siria. Un joven que falleció el pasado 1 de diciembre y que trataba de llevar la felicidad a los niños sirios disfrazándose de payaso. Otro héroe en Siria, Asem Hasna, un paramédico que dejó sus estudios para realizar prótesis utilizando impresiones 3D que sirven de brazos y piernas para sirios heridos.

2016, no ha sido el mejor año para consolidar la fe en la humanidad, sin embargo estos héroes anónimos, capaces de ayuda, de forma altruista a los que lo necesitan, nos devuelven la fe en las personas.