Pablo Ráez pasará las Navidades en casa

El joven de Marbella (Málaga) enfermo de leucemia que revolucionó las redes sociales con sus mensajes a favor de la donación de médula, Pablo Ráez, ha salido del Hospital Regional de la capital malagueña, en el que ingresó el 10 de noviembre para un nuevo trasplante de médula, que consiste en una infusión de células madre. Ráez ha informado desde sus redes sociales de que le daban el alta tras 38 días, aunque ha indicado que “no todo son buenas noticias, resulta que tengo un cuatro por ciento de leucemia”, por lo que ha asegurado que debe “ser paciente, confiar y no rendirme porque todavía me queda camino en esta larga carrera de fondo”.

“No sé cómo interpretar esto, todo puede ir muy bien o puede ir muy mal, es difícil de saber pero siempre lucharé”, ha afirmado el joven marbellí, quien siempre insiste en que “no hay miedo”, sino lucha para “vivir cada día como si fuera el último”. “A pesar de todo lo malo siempre queda lo bueno, que es estar vivo”, asegura. A su salida del hospital ha señalado en declaraciones a los periodistas que es un alta definitiva de ingreso “si no hay complicaciones”, pero tendrá que ir a revisiones “muy continuas y muy exhaustivas porque ha habido esas complicaciones”. Se ha mostrado contento por poder estar en casa en navidades.

Ráez ha manifestado que estos 38 días que ha estado en el hospital esta vez han pasado rápidos y aunque ha habido complicaciones ha estado bien. “La vida te va enseñando y tienes que aprender de lo que te enseña”, ha indicado y ha añadido que “pase lo que tenga que pasar, yo siento que ya he cumplido aquí, ya he hecho mi cometido”.

“Estoy feliz, me pase lo que me pase, tanto bueno como malo, sólo he aprendido y el haber podido ayudar a tanta gente me ha hecho sentir que he hecho mi propósito en esta vida”, ha indicado, apuntando que “de verdad que la muerte no es nada grave”.

Asimismo, ha dicho que, aunque no sabe si se podrá conseguir el reto de llegar al millón de donantes, “porque es complicado y encima estamos solos, no me ayuda la Junta ni otras campañas”, está “contento con que una persona esté en su casa leyéndome y decida ir a donar. Es más que suficiente y voy a seguir moviéndome”.


Pablo Ráez