El FMI pide a España que profundice en la reforma laboral

El FMI marca la senda que ha de seguir España y reclama más reformas en el mercado laboral y un mayor apoyo a la innovación. Además ha instado al Gobierno español a introducir cambios (elevar) el IVA además de pedir al Ejecutivo que suba los impuestos especiales y mediambientales.  Estas son algunas de las conclusiones de los técnicos del Fondo Monetario Internacional tras su visita a España para elaborar su informe anual.

“La reducción del desempleo, sobre todo el de larga duración y el juvenil, sigue siendo un reto capital”, señalan los técnicos del FMI en la declaración. Asímismo, advierten de que “la mayor parte de los nuevos empleos son de carácter temporal” y la dualidad del mercado de trabajo acentúa la volatilidad del empleo e inhibe la inversión en capital humano y la productividad de los trabajadores. A este respecto, la misión del FMI considera necesario que los contratos indefinidos “sean más atractivos para los empleadores” y señala que, entre tanto, las recientes reformas del mercado laboral podrían ser más eficaces si se ofrece una mayor seguridad jurídica y administrativa a las empresas en materia de despido, además de concedérseles un mayor margen de control y flexibilidad en materia de condiciones de trabajo.

“Podría ser muy beneficioso actuar de inmediato en unos cuantos ámbitos prioritarios para los que parece que existe un amplio apoyo político: mejorar las políticas activas de empleo para reducir la tasa de paro de larga duración y juvenil, reformar el sistema de financiación autonómica y mejorar la eficacia de las políticas en materia de innovación y educación a fin de aumentar la productividad”, añaden los expertos, que recomiendan apuntalar esta estrategia en el futuro con “nuevas reformas en el mercado laboral y en los mercados de producto”. Por otro lado, los expertos del FMI consideran que en España la baja productividad sigue siendo un reto fundamental a medio plazo, dado que el panorama empresarial está dominado por pequeñas empresas, que suelen exportar menos, ser menos productivas e innovadoras que las empresas de otros países europeos.

Por último,  los expertos del FMI reclaman más apoyo a la innovación por medio de inversión privada en I+D, que es baja en comparación con la de otros países europeos, y de mejoras en la eficacia del gasto público en I+D; así como una revisión de las normas que han dado lugar a “la trampa de la empresa pequeña”; así como una mejora del acceso a la financiación no bancaria. Sobre las políticas de gasto, el organismo internacional considera que el margen para mejoras de eficiencia podría evaluarse mejor mediante “revisiones en profundidad”, sobre todo en sanidad y educación.