De la histeria al placer gracias al vibrador

Actualmente en el cajón de la mesilla de noche de muchas chicas, solteras o no, hay un utensilio maravilloso, del que muchas no tendrán ni idea aún de su procedencia. Pero vamos a desvelarla en un momento. Debemos algo muy grande a esta supuesta enfermedad, la histeria, y es que gracias a ella tenemos hoy en día un buen artilugio para darnos placer y disfrutar sin pedir nada a cambio. ¿Sabéis ya por donde voy no? Si, gracias a la histeria y a Joseph Mortimer Granville, tenemos los vibradores de hoy en día.

Alguna mujer de la época victoriana, tuvo que sufrir que la diagnosticaran histeria o “paroxismo histérico” como se llamaba también entonces, para que este doctor, inventara el vibrador. Eso si, sus fines en principio fueron absolutamente terapéuticos. Por supuesto, no era una enfermedad real, se resumía a que el útero de la mujer no era algo estático y vagaba por el cuerpo de la mujer provocando distintos síntomas; dolores de cabeza, nervios, irritabilidad, insomnio, dolores abdominales, ataques de risa o llanto… y todo por una simple cosa, el hecho de reprimir el deseo sexual…gracias Platón por este mito.

El tratamiento era un “masaje pélvico” a la mujer para aliviarla de los síntomas, es decir que llegara al orgasmo y “se fuera tranquila a casa”, pero al ser muchas mujeres las que acudían con este problema, la mano de este doctor se empezó a resentir. Gracias a ello descubrió un aparatito que conseguía que las mujeres alcanzaran el orgasmo en menos de 10 minutos, su mano lo agradeció, y su mujer imagino que también. Los vibradores se empezaron a poner de moda en balnearios de lujo, y muchas compañías los empezaron a vender como artículos terapéuticos relajantes. Todo disfrazado como producto terapéutico,claro.

Eso sí, en cuanto científicamente, se descartó la histeria como enfermedad lo que se dieron cuenta es que realmente este aparato estaba siendo para el auto placer y masturbación de la mujer, por lo que se consideró casi una perversión sexual y empezó a desaparecer de revistas, catálogos e incluso anuncios de tiendas.

En la actualidad casi nadie tiene ya reparo en escuchar vibrador y saber que es para el auto placer. De hecho es absolutamente recomendable, no va a provocar ningún efecto negativo sexual. Lo único que puede pasar es que cree un poquito de adicción. Pero repito, altamente recomendable para uno a solas o estando en pareja.

Alguno lo sigue llamando consolador,¡ consolador no! Por favor, aquí no se consuela nadie, ¡solo se disfruta!