Sube el petróleo ¿Es una buena o mala noticia?

La OPEP cierra el grifo, reduce su producción de barriles de petróleo y el efecto ha sido inmediato, el precio del barril de Brent supera la barrera de los 52 dólares y se revaloriza un 14% en menos de 48 horas. El acuerdo alcanzado por los países productores de reducir la producción en 1,2 millones de barriles con un tipo máximo de 32,5 millones entrará en vigor, no obstante, a partir de primeros de año y estará en vigor, al menos durante seis meses.

Aunque en principio la noticia puede sonar a un mal dato para los países que dependen del crudo para el funcionamiento de su economía, los analistas minimizan el problema y aseguran que en términos globales es un buen dato que tendrá efectos positivos para el crecimiento económico en el mundo a medio plazo.

Por una parte, porque para los países cuya economía está basada en la explotación de sus pozos, representa un alivio para sus finanzas que habían quedado seriamente tocadas por la depreciación.

Estos productores contaban con el oro negro como motor económico, como Venezuela, México o Arabia Saudí, y habían entrado en recesión por las caídas del precio, ahora obtendrán una entrada de divisas que les permitirá vadear el bache y mejorar sus ratios a corto plazo y a medio en importar productos de otros países.

Por otra, según los expertos, para las economías dependientes del petróleo, la subida resulta asumible, ya que pasado el sobresalto inicial, la apreciación del Brent será paulatina y no ocasionará grandes desfases en sus balances comerciales.

 

Buenas noticias para el sector del petróleo

Por último, para el sector también representa una noticia positiva. El hecho de que el precio del barril supere la barrera de los 50 dólares supondrá rentabilizar el shale oil y la explotación offshore, es decir, la relación entre el precio que cobraban y los costes que suponen la extracción. Se da la paradoja, por ejemplo, que en Libia producir un barril de brent cuesta más que el dinero obtenido por su venta. Alcanzar un equilibrio supone un salto significativo para la inversión y producción futuras.

Con independencia de la opinión y efectos sobre la economía mundial, en España, los precios de la gasolina y del gasóleo registraron esta semana subidas del 1,11% y del 1,7%, respectivamente.