Extirpan un tumor gigante en la cabeza a un keniano

El doctor Pedro Cavadas ha logrado extirpar un tumor semimaligno gigante que Mike Koech, un hombre de Kenia de 36 años, tenía en la base del cráneo y que le fue creciendo hasta ser casi igual de grande que su cabeza. Tanto los médicos de su país como de la India habían considerado que era inoperable, pero en el hospital valenciano de Manises lo han conseguido tras cuatro intervenciones en cinco años.  Este domingo Koech podrá regresar a su aldea para cuidar de su familia “curado hasta el momento”, ya que se trata de un tumor que se reproduce.

Además le han implantado prótesis nuevas para sus piernas ya que perdió los pies en un incendio cuando era pequeño. El doctor Cavadas, acompañado de Koech y del director quirúrgico del centro sanitario, Jesús Ángel Garijo, han explicado este jueves en rueda de prensa esta “historia de superación y coraje” que demuestra que es “un superviviente” y “duro como una piedra”.  El problema de Koech comenzó en 2001 cuando se detectó un bulto en la cara que le comenzó a aumentar de forma descontrolada, pero las operaciones que le practicaron los profesionales en su país, e incluso en la India donde viajó buscando una solución, en lugar de revertir el crecimiento lo potenciaban. Los profesionales dieron entonces su tumor como inoperable a menos que se le extirpara la mitad de la cara.

Fue entonces, en 2011, cuando gracias a la intermediación de Cruz Roja, el doctor Cavadas encontró a Mike “en la calle”. El tumor, un ameloblastoma gigante, no era benigno pero no genera metástasis, por lo que era quirúrgicamente tratable. Por ello, con ayuda de su Fundación y del Hospital de Manises, lo trajo a España y se le practicó una resección craneofacial y reconstrucción microquirúrgica compleja para extirparle el tumor, que le había deformado ya la parte de la cara, y perdió el ojo izquierdo. Además, se le tuvo que extraer segmentos importantes del cráneo y cara y su posterior reconstrucción.

En total, se le han practicado cuatro intervenciones ya que el tumor se le ha reproducido, aunque cada vez de menos tamaño. Tras la de 2011 volvió a pasar por quirófanos en 2013, 2015 y este mismo año. La Fundación le revisará en febrero en Kenia para comprobar que no se le ha reproducido.