Una mirada que lo dice todo

Una mirada lo dice todo. “Saborear los labios de nuestro acompañante, escuchar su respiración, sentir su piel en contacto con la nuestra, oler el aroma mientras todo comienza a fluir…..mirar….mirar… ¿mirar? A la hora de llegar a implicar este quinto sentido, es verdad que es muchas ocasiones cerramos los ojos para intensificar todos los demás sentidos. Por supuesto no es una cosa que este mal pero ¿Y si no los cerramos y tenemos un contacto más allá del cuerpo?

Mirarse con detenimiento mutuamente implica enamoramiento entre las dos personas

Lo primero de lo que nos vamos a dar cuenta si conectamos con nuestro amante de esta manera, es de que tiene las pupilas dilatadas, eso es buena señal, no solo la luz hace que nuestra pupilas se agranden, también la atracción que sentimos por alguien que nos gusta va a provocar esta reacción. Y sobre todo al tenerle delante, desnudo y solo para nosotros.

El despliegue de hormonas que corren por nuestro cuerpo al tener delante a la persona que nos gusta, nos hace extasiarnos de tal manera que se refleja en nuestras pupilas. Estamos drogados en ese momento  y tener las pupilas dilatadas, según varios estudios, hace que la persona que tenemos delante, inconscientemente nos desee mas.

El contacto visual en el sexo es altamente positivo. Mejora la empatía con nuestra pareja y se logra un contacto emocional e incluso espiritual. Sentir esto puede multiplicar el placer que sentimos, ya que a parte de lo físico, estamos teniendo una conexión más transcendental.

Os animo a que si tenéis buena confianza con vuestra pareja, os dejéis llevar más allá y os miréis a los ojos al tener relaciones, como bien dice el dicho “una mirada vale más que mil palabras”.