“Talaq, talaq, talaq”: la palabra clave del divorcio musulmán en la India

Es una realidad de película. ¿Recuerdan al personaje de Bitelchus? ¿Aquel fantasma que aparecía cuando lo nombrabas tres veces?. Algo así, propio de la ficción, ocurre en la India. Cuando un indio musulmán pronuncia la palabra talaq tres veces, consigue su divorcio.

Naghma Khan, una joven musulmana, denunció la desaparición de su marido, y fue la policía la que tras encontrarlo, le comunicó que estaba divorciada. Su marido, dijo tres veces talaq, y su matrimonio se evaporó sin que Naghma tuviese ningún conocimiento de ello. 

El Corán contempla el divorcio pero mantiene, que los cónyuges deben pasar tres meses de  reconciliación en la que habrá una separación temporal y una mediación de terceros. Los líderes religiosos de la India, que ignoran este proceso, permiten que el hombre pronuncie tres veces la palabra talaq, que significa divorcio. 

talaq,divorcio, musulman,india

Las mujeres llevan 12 años protestando para conseguir la abolición de esta práctica  que con el desarrollo de la tecnología ha empeorado. Un simple sms o whatsapp permite abandonar a una mujer en cuestión de segundos. Un estudio del Movimiento de las Mujeres Indias Musulmanas (BMMA), realizado el pasado año, afirma que una de cada diez indias musulmanas ha recibido el talaq.

Oír talaq, talaq, talaq significa algo más que perder a tu esposo. Es estar fuera de tu casa o volver a casa de tus padres. Para poder volver con su marido,  deberán casarse con otro hombre y consumar el matrimonio,  para demostrar que el divorcio no ha sido una decisión precipitada. Una técnica conocida como “halala”.

India: el único país donde se practican estas técnicas

 Otra vía de divorcio es la de ‘las tres amenazas’. Cualquier excusa es buena, cualquier comportamiento que moleste a un marido, será el argumento perfecto para darle el primer aviso y conseguir su sumisión. Al tercer ‘ultimatum’, el hombre consigue el divorcio. Esta práctica consigue acentuar el velo del machismo con el que la mujer musulmana convive cada día.