Las consecuencias de los desastres naturales

Más de 60.000 personas murieron el año pasado como consecuencia de desastres climáticos. Así lo anuncia un estudio del Observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente.

Según los investigadores, el 92% de estas catástrofes están relacionadas con el clima. El aumento del nivel del mar y la mayor intensidad de los eventos meteorológicos influyen, más de lo que parece, en la forma de vida. En nuestro país, entre los años 2001 y 2009 debido a las temperaturas extremas, murieron por día una media de 6 personas. Las temperaturas extremas son más peligrosas en invierno, ya que las olas de frío son proporcionalmente más críticas que las de calor.

Un factor a tener en cuenta en un futuro es la variabilidad de las precipitaciones, ya que en las próximas décadas va a afectar no solo al suministro de agua dulce, si no que también amenazarán a la higiene y aumentaran el riesgo de enfermedades como las diarreicas que en nuestros días provocan ya 760.000 defunciones  anuales en menores  de 5 años.