Los menores y el delito

No haber cumplido los 14 años significa que no se les puede imputar la comisión de ningún delito. Ahora bien, eso no quiere decir que casos de agresiones como el sucedido en un Colegio de Palma de Mallorca, queden impunes. El asunto, como los doce presuntos agresores de esa niña, recae en los juzgados de familia y la Fiscalía de Menores. La investigación se llama exploración y abarca desde identificar a los agresores, desentrañar el móvil y también investigar tanto al Colegio como el entorno familiar de los menores, por si no fuera el adecuado.

Con todos esos datos, la Fiscalía tiene que determinar si el centro contaba con un Plan de Convivencia, es obligatorio, donde tiene que estar detallado con claridad las normas de conducta que deben respetar todos los alumnos. Es decir, que habría una sanción para el centro. Por otra parte, los padres de la agredida pueden acudir a los tribunales  y pedir a los padres o tutores de los agresores una indemnización por responsabilidad civil. Por último, los juzgados de Familia podrían quitar la patria potestad de los padres y otorgársela a quien garantice que esas conductas no se vuelvan a repetir.