Cuatro años de prisión por cinco muertes

Cuatro años de prisión para Miguel Ángel Flores el responsable de la fiesta que tuvo lugar en el pabellón municipal Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012.

Condenado por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y 29 delitos de lesiones. Aquella noche de Halloween una gran avalancha de gente causó la muerte de cinco jóvenes: Katia, Rocío, Cristina, Belén y María Teresa.

Quién le iba a decir a Flores, hace cinco años, que su vida de éxito como empresario iba a finalizar de esta manera. Flores llego a tener 20 sociedades relacionadas con el ocio nocturno, la hostelería, organización de eventos e incluso instalaciones deportivas.

Su ambición se tradujo en una noche de tragedia al incluir en un espacio, con aforo para 10.620 personas, a 16.000.

De la catástrofe han sido absueltos los responsables del dispositivo médico y también al exjefe de la policía municipal de Madrid. El empresario tiene pensado recurrir la sentencia. Aunque para los familiares la condena impuesta siempre se quedará corta, porque sus hijas nunca volverán a casa.