Distinto contrato, misma indemnización

Bruselas pone en jaque la reforma laboral del PP. Y lo hace con una sentencia que exige igualar las indemnizaciones de contratos temporales e indefinidos, una sentencia que equipara derechos por abajo. Tras la decisión, los temporales cobrarán lo mismo que los fijos en las indemnizaciones por despido. 20 días por año, en lugar de los 12 establecidos.

De entrada, hay que modificar la normativa española para adaptarla a la sentencia. De lo contrario, los tribunales se llenarán de trabajo ante la avalancha de demandas.

Ahora bien, la sentencia también tiene otra lectura más perversa. Puede llevarnos de cabeza al contrato único, pero al temporal. Al equipararse los derechos, un contrato temporal es menos engorroso que uno fijo. Así que habrá que añadir montoncitos de ventajas en la balanza de los contratos fijos para que los empresarios opten por ellos. Y eso también vale para la Administración, que no hay que olvidar que es el principal contratador del país.