La tregua, el camino del fin

Con la puesta de Sol en Siria, ha comenzado una tregua en el país. El acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Rusia supone el fin de todas las operaciones militares y, si se mantiene al menos una semana, comenzarían los ataques aéreos contra los terroristas. El fin de los combates permitirá, por primera vez en cinco años, crear corredores humanitarios para que la ayuda llegue a la población civil, en ciudades como Alepo, donde falta de todo.

El alto el fuego también permitirá una recomposición de los bandos enfrentados en esta guerra con dos frentes: la guerra civil entre partidarios y detractores de Al Assad, Rusia y Estados Unidos respectivamente y el que se libra contra el Daesh y su república islamista.  Mientras el presidente, Bashar Al Assad, afirma que va a recuperar todo el territorio sirio y lanza mensajes para que los civiles no se fíen de las promesas hechas desde el extranjero, en referencia a Estados Unidos, Turquía o Francia, como “promesas” que nunca se van a cumplir.

Hasta el momento más de 250.000 personas han muerto y hay más de 4,6 millones de refugiados. Esperemos que lo único que une a todos, acabar con el Daesh, sea motivo suficiente para restablecer la paz.