Las multas llegan hasta la playa

En el municipio de Xábia, la policía local ha multado por primera vez a dos personas en la playa del Arenal por bañarse con bandera roja. A pesar de la presencia de  estas banderas  y de los constantes comunicados por megafonía indicando la prohibición del baño, muchas personas siguen entrando al agua. Para atajar esta situación se denunciará a las personas que vulneren la prohibición de meterse en el agua cuando está izada la bandera roja y obvian las indicaciones de los socorristas. Pero no solo en Valencia están tomando medidas contra este problema, en Barcelona, también han sido multados  con 1,125€ tres jóvenes por bañarse en el Port Olímpico, una zona reservada para las embarcaciones, donde el baño está prohibido. Asimismo, cada vez se van sumando más comunidades a esta medida, en Ferrol, darse un chapuzón con bandera roja también puede salir muy caro. Entre las infracciones leves, con sanciones de 60 a 300€ figura el molestar a otros bañistas con la pelota o con música demasiado elevada. Las graves, con 1500€ y muy graves de hasta 3000€ como acampar sin permiso.

En lo que va de año en España se han registrado 264 muertes por ahogamientos en espacios acuáticos, lo que supone un incremento del 20% respecto al mismo período de 2015, según muestra el Informe Nacional de Ahogamientos. El informe, con los datos registrados hasta el 31 de julio, muestra que 135 de las muertes se han producido en playas, 58 en otros espacios acuáticos, como son acequias, puertos, estanques, canales y pozos, 54 en ríos  y 17 en piscinas. El perfil de la víctima mortal por ahogamiento  en este período es un hombre, español y con más de 45 años. Es importante destacar que la mayoría de las muertes  se producen  en zonas donde no había vigilancia de servicios de salvamento y socorrismo.

A partir de ahora, nos podemos hacer varias preguntas: ¿las playas se van a convertir en carreteras?  ¿estas medidas se toman por la calidad de las playas y por el bienestar de los bañistas o es una manera más por parte de los Ayuntamientos para recaudar dinero? lo cierto es que  algunas normas pueden ayudar a la seguridad de la playas, pero  otras  en cambio son irrisorias, sea como fuere,  cada vez mas playas se irán sumando para que los municipios vayan hinchando sus arcas.