De vuelta a las consultas

Pikachu, Charmander, Búlbasur y todos los Pokémons estuvieron alerta de los miles de asistentes a la quedada de Pokémon Go en Madrid. La concentración de entrenadores Pokémon ha superado las expectativas superando el récord mundial.

Un par de semanas después de su lanzamiento en España, ‘Pokémon Go’ continúa siendo un éxito.La aplicación ha conseguido más de los 25 millones de descargas.  Los creadores de esta aplicación ya han anunciado que el juego incorporará novedades en futuras actualizaciones como el intercambio de pokémon entre usuarios.

Acaba la primera ronda de contactos con el rey y… aparentemente… estamos como estábamos. Es decir, sin gobierno. Su compromiso antes de votar fue que harían todo lo posible para no repetir las elecciones por tercera vez. Ha pasado un mes. A día de hoy y tras pasar todos los portavoces por Zarzuela, Rajoy no suma ni un escaño más para su investidura. Y si hacemos caso a las declaraciones públicas, la persona de Rajoy incluso resta, una vez conocido que el PP se sentará en el banquillo acusado por corrupción.

Aunque sobre el papel parece difícil, lo cierto es que hacerse con un arma en Europa es de lo más fácil. Los últimos atentados en Francia y Alemania así lo demuestran. Los terroristas o desequilibrados que han protagonizado las noticias de los días pasados han podido equiparse para matar acudiendo al mercado negro de las armas de fuego. Según la ONU, este negocio mueve cerca de 300.000 millones de euros al año, casi un 0,5 por ciento del PIB Mundial.

En la UE no existe una única legislación aunque a grosso modo los requisitos para tener un arma de fuego destinada a la caza o al deporte del tiro exige ser mayor de edad, tener un pasado judicial limpio y estar en plena posesión de sus facultades mentales. Con estos requisitos, Suiza, Finlandia y Chipre son los países Europeos con más armas entre civiles 40 por 100 habitantes, mientras que en Alemania habría unas 30 armas por cada 100 habitantes,  tres veces más que en España.

Una preocupación añadida para la policía en el desigual combate contra los terroristas.

Europa se alza en una sola voz exigiendo a Erdogan que no restaure la pena de muerte en Turquía y que no se retroceda en derechos humanos en el país, pero permanece muda por la situación en que han quedado los miles de refugiados, atrapados o devueltos tras el golpe de Estado fallido.