Hungría se apunta al carro y convoca una consulta

Reino Unido abre un mundo de posibilidades a muchos países descontentos con la Unión Europea. Hungría es la primera en apuntarse a realizar una consulta sobre las cuotas obligatorias del reparto de refugiados.

¿Recuerdan el vídeo de la reportera húngara pateando a un refugiado? Este sentimiento aún sigue despierto en un Hungría y que se extiende a otros países de los 28 que no están conformes con el reparto. Se trata del llamado Grupo de Visegrado en el que se encuentran, además de Hungría, Polonia, Eslovaquia, República Checa y Rumania. Rechazan todo lo relacionado con los refugiados desde el reparto hasta por su puesto las multas por no cumplir con los compromisos acordados.

El presidente húngaro ha anunciado que el referéndum será el próximo 2 de octubre y los ciudadanos deberán responder si quieren o no asumir las cuotas obligatorias de reparto de inmigrantes. La pregunta será: “¿Quiere que la Unión Europea tenga derecho a determinar una cuota obligatoria de ciudadanos no húngaros en Hungría sin el consentimiento del Parlamento?” Una interrogación con una clara intención de fondo.

Europa pretendía acoger a 160.000 personas en el plazo de dos años, de los cuales a Hungría le corresponden 2.300. Pese a ser aprobado por la mayor parte de los miembros de la Eurozona, el país lo ve como un abuso de poder. Por ello han aplicado medidas polémicas para tratar de frenar la llegada de refugiados como la construcción de vallas y muros o como la aprobación de una reforma que permite trasladar a los refugiados interceptados cerca de las fronteras al otro lado de la frontera, algo que incluso que ha denunciado ya la Organización de Naciones Unidas. Y no son los únicos en señalar a Hungría, en Austria y Budapest a lo largo del año la gente ha salido a la calle para denunciar las fuertes reprimendas de los húngaros a los refugiados.

Entrar en Hungría de forma ilegal es un delito penado con hasta cinco años de prisión. Pese a la dura legislación y el cierre de fronteras, en lo que va de año han entrado al país 17.000 inmigrantes.