Hay vida económica tras el Brexit

La calma vuelve a los mercados tras las turbulencias generadas por el Brexit. El repunte generalizado de las bolsas tras las fuertes caídas iniciales muestran que la economía, la real y la especulativa, tiene gran capacidad de acomodación a la coyuntura, aunque no se descarta que la volatilidad vuelva a los mercados.

El caso, como decimos, es que en una economía global operan numerosas variables que permiten conocer el pulso real del momento. Y en este sentido, y empezando por casa, hay que subrayar que el consumo privado crece y que la salida de la crisis se puede observar en la situación financiera de los hogares. Aumenta la capacidad de ahorrar de las familias y sobre todo se incrementa el presupuesto destinado al gasto que ha crecido un 2,3% interanual.

Esta subida favorece el crecimiento y se nota tanto en el avance de las ventas minoristas como en el comportamiento de la inflación, que ya se escribe en negro, aunque seguimos con números rojos a nivel anual: el menos 0,8%. Y eso que la temporada turística no hecho más que comenzar.

Fuera de nuestras fronteras, los analistas de Caixa Research destacan dos apuntes, EE UU sigue creciendo hasta tal punto que la confianza del consumidor se sitúa en los 98,0 puntos, por encima del promedio histórico, y la economía en China, aunque ralentizada, no da muestras de cansancio. Los índices del sentimiento empresarial en China muestran que la ralentización está controlada. Este registro ha subido ligeramente aunque se mantiene por debajo de la media a la que nos tienen acostumbrados.