La mujer, protagonista del cambio

Arranca la campaña electoral para el 26J. Quince días para asegurar votos y romper con las previsiones del CIS como en el caso del PSOE que buscará apoyos suficientes para evitar el adelanto de Podemos. Líneas rojas, medidas y propuestas con miras a las generales. El primer problema que tendrán que abordar tras formar el Ejecutivo es el del paro, un problema que afecta también a muchos países de la Unión Europea.

Suiza, esta semana, sometía a referéndum la propuesta de una renta básica garantizada de 2.500 francos para los adultos y de 625 francos para los menores de 18 años. El resultado fue un aplastante no, con un 78% en contra. Simplemente conseguir que el debate sea llevado a las urnas ya es todo un logro. Así al menos lo ven países como Reino Unido, Finlandia, Alemania, Noruega u Holanda… que ya estudian la posibilidad de someter la cuestión a votación.

 

La primera mujer candidata a la Casa Blanca

 

Y otra cuestión, aunque muy diferente, es la que se hacen los norteamericanos ¿quién será el próximo presidente de los Estados Unidos? La candidata Hillary Clinton podría hacer historia con la llegada de una mujer a la Casa Blanca. Clinton cuenta con todos los ingredientes para vencer a Trump, a ojos europeos.

Y la mujer, ha sido la protagonista también de la peor sentencia judicial. El Juzgado de Violencia de Género número 1 de Victoria-Gasteiz  ha sido galardonado por preguntar a una víctima de violencia machista si cerró bien las piernas para evitar los abusos sexuales por parte de su ex pareja, para posteriormente negarle una orden de protección. Esta sentencia ha recibido el Premio Garrote Bronce a la peor decisión judicial que cada año otorga la asociación Women’s Link Worldwide.

También nos sacuden desde Europa por el canon digital declarándolo ilegal. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha determinado que es ilícito que la compensación por copia privada destinada a los autores de la obra, el canon, sea financiada por los presupuestos generales. Se acabó el pagar todos por igual. El sistema español vigente, aprobado en 2012 por el PP, quedará anulado y el nuevo canon digital hará que sean los sujetos que compren dispositivos electrónicos -que permitan duplicar contenidos- quienes soporten las cargas económicas.