Premio a la sentencia de género más discriminatoria

A veces decisiones o sentencias judiciales abonan ese dicho popular que niega la existencia de una Justicia Universal o nos hace preguntarnos en qué manos está la Justicia. Cinco años de cárcel por defraudar con su tarjeta 79 euros o interrogar a una víctima de violencia machista con preguntas como si cerró bien las piernas para evitar los abusos sexuales por parte de su ex pareja, para posteriormente negarle una orden de protección. Esta última sentencia del Juzgado de Violencia de Género número 1 de Victoria-Gasteiz ha sido galardonada con el Premio Garrote Bronce a la peor decisión judicial que cada año otorga la asociación Women’s Link Worldwide.

El objetivo de estos premios es concienciar sobre el impacto directo que tienen la interpretación de las leyes por parte de los jueces y las juezas sobre la vida de las mujeres y niñas de todo el mundo. Una manera de premiar las decisiones judiciales que ayudan a avanzar la igualdad de género y poniendo en evidencia aquellas que van en contra de los derechos.

El pasado año murieron en nuestro país 64 mujeres asesinadas por violencia de género. En lo que llevamos de 2016 han muerto han asesinado al menos a 30 mujeres.

Una situación dramática que destacó la ONU el año pasado suspendiendo a España en políticas de igualdad. Las medidas de austeridad económicas han tenido efectos negativos sobre la mujer. Como la brecha salarial que sigue siendo del 17,8%, por encima de la media europea. Otro gran retroceso es la no ratificación de España sobre los trabajadores domésticos, en su mayoría mujeres. O la eliminación del Ministerio de la Mujer y de la consiguiente sobre carga al Instituto de la Mujer que difuminan su objetivo.

Afortunadamente, también hay sentencias heroicas, como la de Corte Constitucional de Zimbabue por prohibir el matrimonio infantil al reconocer que esta práctica somete a las niñas a una vida de pobreza y sufrimiento.