Del dicho al hecho hay un trecho. Diario de Campaña de Leire Díez

 

Hay días en lo que tengo que asegurarme de que quien está en funciones en el Gobierno es Mariano Rajoy. Hay otros en los que dudo si en Podemos existe un problema congénito de entendederas o es simple estupidez mala. Incluso hay días en los que algunos de los pupilos de Pablo Iglesias provocan “la risión” con esa osadez que roza demasiado habitualmente el ridículo entre la formación morada.

Dicen que leer es bueno porque cura la ignorancia pero como toda regla tiene una excepción, la ignorancia es infinitamente mejor que leer algunos titulares de Podemos.

Ayer leía a un pupilo de Pablo Iglesias en esta bella e infinita Cantabria decir que menos mal que habían llegado ellos a salvar a la gente. Y la reacción fue la misma que decir Zaragoza con una docena de polvorones en la boca.

Es un hecho demostrado y palpable que en Cantabria si algo se ha hecho y se ha hecho rápido es aprobar un Plan de Emergencia Social que cambia el concepto de las ayudas sociales de beneficencia a derecho, un Plan que asegura el suministro alimentario, el suministro de productos básicos, que da solución a la emergencia habitacional y la pobreza energética y que, además, lo hace tanto en cuento dura la situación precaria de los receptores. Es uno de esos casos donde se cumple lo que se promete en campaña y la vicepresidente del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, lo tuvo claro, ese es el eje central del acuerdo de Gobierno entre el partido de Miguel Ángel Revilla y el PSOE, dar solución a todas aquellas personas en riesgo de exclusión por encima de inversiones en grandes infraestructuras y demás.

En este país, por desgracia –y así nos va-, vende mucho más el ruido, la mentira, el titular grueso… Lo que no sale en los medios no se ve y los medios muestran un particular empeño en esconder todo aquello que los socialistas llevamos a cabo en las instituciones y que es lo mismo que quienes debieran ser objetivos sólo elevan a categoría “del bien” si lo dice o hace Podemos. Y claro, Cantabria no iba a ser una excepción. Parece que a quien debería reconocer en una noticia que todas las acciones que han impulsado las medidas sociales que el PP enterró la pasada legislatura las ha puesto en marcha la socialista Eva Díaz Tezanos, le dan calambres en los dedos pero, sin embargo, se les relajan mucho a la hora de titular a los demás.

La desfachatez de Podemos no tiene límite. A falta de propuestas han decidido hacer lo mismo que un cerdo cuando ve un charco, enfangarse bien en él y agitarse para hacernos a todos partícipes.

Los que acusan al PSOE de pretender una gran coalición son los que llevan prácticamente votando de la mano de los pupilos de Mariano Rajoy en el Parlamento y, todo, porque les cuesta entender quién es el adversario.

Esto de no ser ni de derechas ni de izquierdas se les está yendo de las manos porque se están convirtiendo en simples mercenarios a sueldo contra el PSOE.

Pero la historia es un ente vivo que escribe capítulos cada día y, en menos de un mes, habrán de acabarse las batallas de la estrategia y volver a la misma realidad que a algunos les “sopapeó” tras el 20 de diciembre. Entonces Podemos votó lo mismo que el PP y como dice el refrán, aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Lo cuenten como lo cuenten, lo disfracen de vetos absurdos o de excusas hilarantes, el suministrador de oxígeno a un Rajoy políticamente moribundo fue el Pablo Iglesias de la pinza de Anguita.

Y todo dice que para lo único que ha rejuvenecido Anguita es para reeditar la pinza, Errejón mediante que, por cierto, vaya papelón que tiene el muchacho como tragador de sapos-.