Trabajo infantil en Indonesia

El trabajo infantil está catalogado como una de las más crueles formas de esclavitud moderna. Pero se puede caer un escalón más bajo, que ese trabajo les provoque cáncer. Eso les ocurre a los pequeños que trabajan en las plantaciones en Indonesia.

En este país existen más de medio millón de campos donde se cultiva tabaco que abastecen los mercados internacionales. Indonesia, junto a China, India, Brasil y Estados Unidos son los mayores productores de tabaco del mundo. Pero es el único país denunciado por un informe de la ong Human Rights Watch por la utilización de niños en las plantaciones, algunos de apenas 8 años.

Los niños están expuestos a la nicotina, manejan productos químicos tóxicos, levantan cargas pesadas y trabajan bajo el calor extremo. La Organización Internacional del Trabajo denuncia que 1,5 millones de niños, de edades entre los 10 y 17 años, trabajan en la agricultura en Indonesia. Y aunque la ley prohíbe a los menores de 15 años trabajar y a los menores de 18 hacerlo en la realización de trabajos peligrosos, entre los que se incluye la plantación de tabaco, esta situación no parece preocupar ni a las empresas, ni al Gobierno de Indonesia que no prohíben a los proveedores utilizar niños en trabajos que suponen un contacto directo con la nicotina.

El informe revela que los niños entrevistados se quejaron de vómitos, naúseas, dolores de cabeza y mareos, efectos secundarios del envenamiento de la nicotina que absorben a través de la piel durante la manipulación de las sustancias.

Por otra parte, Human Right advierte que en Indonesia, casi 4 millones de niños de edades comprendidas entre los 10 y 14 años se convierten en fumadores y al menos 239.000 menores de 10 años han comenzado a fumar.

Quizá no estaría de más que a los rótulos sobre los problemas sanitarios que causa el tabaco se añadiera uno de las empresas garantizando que la cajetilla no haya sido producido con trabajo infantil.